Los estadounidenses se oponen a toda clonación de seres humanos

Aumenta la oposición a la financiación federal de la investigación con embriones humanos

| 1129 hits

WASHINGTON, viernes, 20 mayo 2005 (ZENIT.org-El Observador).- Dos encuestas nacionales, encargadas a la empresa International Communications Research por el Secretariado de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés), señalan con absoluta claridad la creciente oposición ciudadana a la clonación de embriones humanos y la investigación sobre éstos de células estaminales.



Con diferencia de tres días, los sondeos de opinión aplicados vía telefónica a poco más de mil adultos en todo el territorio de Estados Unidos, muestran un movimiento opositor cada día más fuerte en torno a la no utilización de embriones humanos para fines presuntamente científicos.

Una mayoría de estadounidenses, 52 por ciento, se opone al uso de fondos federales para sostener las investigaciones sobre células estaminales, mientras 36 por ciento de los encuestados están de acuerdo. El financiamiento estaría siendo considerado por el Congreso de Estados Unidos, que votará, en fecha próxima la iniciativa conocida como H.R. 810 para destinar fondos a investigaciones con embriones humanos que serían destruidos para extraer de ellos células estaminales.

Sin embargo, a la pregunta de si se prefiere que las células estaminales provengan de embriones humanos destruidos o de adultos (de placentas o de otras formas de donación), 60.2 por ciento de las personas encuestadas estuvieron a favor de proporcionar fondos federales para investigar el uso de células estaminales adultas o buscar otras alternativas en lugar de destruir embriones humanos.

En donde se nota más claramente la corriente de opinión que coincide con la disposición de Naciones Unidas el mes de marzo de 2005, que alentaba a los países a prohibir toda forma de clonación humana, es, justamente, en este renglón: tres cuartas partes de la población adulta en Estados Unidos se opone a autorizar a los investigadores la clonación de embriones humanos para cualquier propósito, aún sea para propiciar un nuevo ser en parejas infértiles o crear embriones que serían destruidos en investigaciones médicas.

A la pregunta: «¡Podrían los científicos usar seres humanos clonados para las parejas estériles?», hubo 10 por ciento de encuestados de acuerdo y 84.3 por ciento en desacuerdo (el resto o no sabe o no quiso contestar). Y, finalmente, a la pregunta: «¿Podrían la comunidad científica usar seres humanos clonados para ser destruidos en aras de un desarrollo médico?», 14.7 por ciento respondieron que sí y 77.4 por ciento dijeron que no.

Richard M. Doenfinger, director delegado del Secretariado de Actividades Pro-Vida de la USCCB comentó que este tipo de sondeos muestran, con claridad, que la vasta mayoría de los estadounidenses mantienen una opinión contraria a la de algunos grupos favorables a la clonación y uso de embriones humanos en nombre del avance científico, y que el siguiente paso tiene que ser mostrarle al Congreso que esta mayoría tiene capacidad de influir en el tema.