Los evangélicos italianos restablecen el diálogo con la Iglesia católica

Habían declarado una «moratoria» ecuménica durante el Jubileo

| 2103 hits

ROMA, 10 ene 2001 (ZENIT.org).- «Volvamos a abrir las puertas del diálogo» es el lema bien expresivo que han elegido las Iglesias evangélicas en Italia para expresar la dirección en que se moverán en la próxima Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.



Se trata de una auténtica noticia, pues durante este Jubileo, que si bien ha tenido grandes gestos ecuménicos, «ha comportado una serie de problemas», indican.

Las Iglesias evangélicas señalan cuatro posibles campos de acción en común «con los hermanos y hermanas católicos»: la campaña para la cancelación de la deuda externa, el trabajo sobre los matrimonios interconfesionales, la traducción y difusión de la Biblia y el próximo lanzamiento del «Decenio ecuménico», dedicado al tema «Vencer la violencia».

El documento fue presentado ayer, para señalar el fin de la «moratoria ecuménica» declarada con motivo del Jubileo, por parte del presidente y vicepresidente de la Federación de las Iglesias Evangélicas en Italia, Gianni Longe Hans-Michael Uhl.

«Ha acabado el Año Santo --explicó ayer Long-- lo que ha comportado para el diálogo ecuménico una serie de problemas. Ha sido para nosotros un año de frenazo en cuanto al ecumenismo. Los problemas permanecerán pero no podemos tener cerradas las puertas del diálogo. Debemos reanudarlo».

El texto, enviado a todas las Iglesias evangélicas en Italia y, para su conocimiento, también al presidente de la Comisión Episcopal italiana para el Ecumenismo, monseñor Giuseppe Chiaretti, subraya sobre todo, sin intención de polemizar, las cuestiones que, a juicio de la federación evangélica han sido las que han llevado a una «desaceleración» del diálogo.

En primer lugar, el problema de las indulgencias, argumento que desde siempre ha suscitado polémicas con el mundo protestante por divergencia de concepción.

En segundo lugar, la beatificación del Papa Pío IX. Los protestantes italianos consideran que el reconocimiento de la santidad del pontífice está en contradicción con «la sensibilidad, afirmada por la Iglesia Católica, y compartida por nosotros, por los derechos humanos y la libertad religiosa».

Por último, los protestantes disienten de «algunas declaraciones de la Congregación vaticana para la Doctrina de la Fe (la «Dominus Iesus» y la «Nota sobre el uso de la expresión «Iglesias hermanas») que, según los evangélicos, han hecho una relectura «en sentido restrictivo de afirmaciones del Concilio Vaticano II».

Junto a ello, el pastor Uhl ha reconocido que «ciertamente en este Jubileo se han realizado gestos ecuménicos de grandísimo significado», con referencia en especial a la apertura «a seis manos» de la Puerta Santa de San Pablo Extramuros y la conmemoración de los testigos de la fe en el Coliseo.

Ahora, añade el documento, es el momento de ir hacia adelante: «Consideramos que ha llegado el momento de retomar con energía el difícil camino ecuménico».

En vistas de la próxima semana de oración, del 18 al 25 de este mes de enero, la federación propone tanto a evangélicos como católicos, un camino común sobre algunos temas (los cuatro ya señalados) «que representan aspectos positivos del año que acaba y oportunidades de relanzamiento del ecumenismo».

«Es un texto que vale la pena valorar, si bien hay que hacer algunas observaciones --ha explicado el obispo católico Alberto Ablondi, administrador apostólico de Livorno y gran promotor del diálogo ecuménico en Italia en declaraciones concedidas hoy al diario católico «Avvenire»--. Aunque, la verdad, hay que reconocer que nosotros los católicos escucharíamos más los argumentos de nuestros hermanos protestantes si en alguna ocasión constataran que hay realidades que no hemos ensuciado».

Lo más positivo, según el prelado, es que se haya reemprendido el diálogo antes de la celebración de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.