Los frutos de santidad en la Familia Paulina

Habla el nuevo postulador general, padre José Antonio Pérez, SSP

| 1920 hits

ROMA, jueves 2 de diciembre de 2010 (ZENIT.org).- La Familia Paulina (http://www.alberione.org), compuesta por cinco congregaciones religiosas, cuatro institutos de vida secular consagrada, y una asociación laical, se ha convertido en un laboratorio de santidad.

Así lo afirma en esta entrevista a ZENIT el nuevo postulador general para las causas de los santos de esta Familia, fundada por el beato Giacomo Alberione (1884-1971), el padre José Antonio Pérez, SSP.

- Al iniciar este cargo, asume una tarea de gran responsabilidad…

José Antonio Pérez: Sí, he empezado con la confianza de que por mi parte haré todo lo que pueda y el resto lo hará el Señor, y los interesados, que son los beatos y venerables de la Familia Paulina.

- ¿Cuáles son los paulinos que se encuentran en proceso de canonizacion?

José Antonio Pérez: Actualmente son siete. Además del fundador, el Beato Santiago Alberione, está el Beato Timoteo Giaccardo, que fue el primer sacerdote y vicario general.

Los venerables son: la cofundadora de las Hijas de San Pablo, Sor Tecla Merlo, el Hermano Andrés Borello, el joven aspirante, Maggiorino Vigolungo, que murió a los 14 años, y el Canónigo Francisco Chiesa, que fue director espiritual y colaborador incondicional del P. Alberione desde los orígenes de la fundación, por lo que se le considera parte de la Familia Paulina.

Además está la primera Madre de las Pías Discípulas del Divino Maestro, Sierva de Dios Sor Escolástica Rivata, fallecida en 1987.

- ¿Qué características son constantes en este grupo de paulinos?

José Antonio Pérez: El Fundador tenía una gran capacidad para contagiar la pasión con que vivía la llamada de Dios al nuevo apostolado, uniendo la profunda vida interior con una actividad apostólica desbordante. Sin duda, todos ellos han seguido las pautas del Fundador para vivir esa misma síntesis.

- ¿Qué planes tiene para hacerlos más conocidos?

José Antonio Pérez: Se debe cultivar y mantener viva esa fama de santidad que ya tienen. Para ello hay que divulgar su biografía, imprimir estampas y producir otros materiales con mucha intensidad. Debemos promover encuentros en los lugares donde nacieron o transcurrieron sus vidas, como es Alba (Cuneo) o Roma, así como fomentar más las peregrinaciones a estos mismos lugares.

- El padre general de los paulinos ha dicho que la verdadera prueba de la santidad de Alberione está en que sus hijos sean santos…

José Antonio Pérez: Es una frase muy acertada. Justamente el mismo Fundador, siendo aún joven, decía a sus hijos que sólo tenía dos preocupaciones –a pesar de todos los problemas que tenía–: que él no era lo suficientemente bueno y que ellos no eran lo suficientemente santos.

- Los paulinos están a punto de cumplir el primer centenario en el 2014…

José Antonio Pérez: Sí, y los próximos años serán de preparación para celebrar este centenario del nacimiento de la Familia Paulina, que empezó en el 1914 con la Sociedad de San Pablo. Sin duda será un acontecimiento en la línea marcada por nuestro último Capítulo General, que proponía afrontar el futuro con fidelidad creativa, manteniendo la esencia del carisma paulino, y adaptándolo a los tiempos modernos.

- ¿Qué le pediría a los miembros de la Familia Paulina al empezar este cargo?

José Antonio Pérez: Les pido mucha oración. Lo que Dios no haga se quedará sin hacer. Otro ruego es el de promover el conocimiento de nuestros “santos”, pues considero que es importante que se conozca a estos verdaderos protagonistas de la nueva evangelización. Así la gente tendrá puntos de referencia, modelos para afrontar este reto de la Iglesia en la cultura de la comunicación que vivimos hoy.

Por José Antonio Varela Vidal