Los Hijos de la Sagrada Familia quieren promover su espiritualidad entre los laicos

Una de las prioridades para los próximos seis años

| 269 hits

BARCELONA, viernes, 14 enero 2005 (ZENIT.org).- Promover la incorporación y la participación de los laicos en la espiritualidad y carisma de los Hijos de la Sagrada Familia es una de las líneas de acción que marcarán la vida de este Instituto en los próximos seis años.



Así se ha definido en el XXI capítulo general clausurado en Begues (Barcelona) el domingo pasado, según confirmó la Congregación a Zenit.

Canonizado por Juan Pablo II el pasado 16 de mayo, el sacerdote español San José Manyanet (1833-1901) contribuyó a la renovación de la familia y de la sociedad de su tiempo con la fundación de las Congregaciones de los Hijos de la Sagrada Familia de Jesús, María y José y de las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret

La misión de estas familias religiosas se orienta a imitar, honrar y propagar el culto a la Sagrada Familia de Nazaret y procurar la formación cristiana de las familias, principalmente por medio de la educación e instrucción católica de la niñez y juventud y el ministerio sacerdotal.

«Inspirándose en la escuela de Nazaret, realizó su proyecto de santidad personal y se dedicó, con entrega heroica, a la misión que el Espíritu le confiaba», recordó el Papa al inscribir al sacerdote, «verdadero apóstol de la familia», en el catálogo de santos.

Reunidos recientemente en Barcelona, los religiosos capitulares de los Hijos de la Sagrada Familia han revisado la vida religiosa y apostólica de estos últimos años y han tratado de responder a las llamadas del Espíritu para orientar su vida y acción durante los próximos seis años.

La canonización de su fundador ha encauzado todas sus reflexiones y ha inspirado las líneas de acción, entre cuyas prioridades destacan «profundizar en la santidad de San José Manyanet para consolidar la vida espiritual de los religiosos y divulgar su mensaje y espiritualidad para que la Familia de Nazaret llegue a presidir todos los hogares».

Los religiosos buscan asimismo «promover la incorporación y participación de los laicos en la espiritualidad y carisma del mismo Instituto», «organizar un curso de pastoral familiar para los religiosos y laicos colaboradores del Instituto» y «planificar la puesta en práctica de los Acuerdos Capitulares y hacer un seguimiento especial de los mismos, particularmente del proyecto vocacional de cada demarcación».

Constituyeron la asamblea el gobierno general y los superiores mayores del Instituto, junto a otros religiosos procedentes de España, Italia, Estados Unidos, México, Colombia, Venezuela, Brasil y Argentina, países donde está presente la congregación.

Tras la elección por parte de los capitulares, el nuevo gobierno general para un sexenio quedó formado por el padre Luis Picazo --reelegido Superior General--, Josep M. Blanquet --Consultor I y Subdirector General--, Pedro Mas --Consultor II--, Jesús Díaz --Consultor III y Secretario General-- y Pedro Mejías --Consultor IV y Ecónomo General--.

En la capilla panteón del colegio de Jesús, María y José, de Barcelona, donde se conservan los restos mortales de San José Manyanet, el nuevo gobierno y los capitulares dieron gracias a Dios y a la Sagrada Familia por el don de la canonización de su fundador y renovaron el compromiso de fidelidad a su vocación y misión de ser hijos, testigos y apóstoles del misterio de Nazaret en la Iglesia y en el mundo.

Más información en www.manyanet.org.