Los hispanos en Estados Unidos están cambiando el rostro de la Iglesia católica

Y de la práctica religiosa, según una encuesta

| 1190 hits

WASHINGTON, domingo, 29 abril 2007 (ZENIT.org-El Observador).- La Iglesia que les es más familiar y a la que prefieren acudir los católicos de origen hispano en Estados Unidos, es una Iglesia mucho más vital y carismática de aquella a la que los católicos estadounidenses estaban acostumbrados a acudir.



Esto lo demuestra una reciente encuesta sobre hispanos y religión llevada a cabo, recientemente, por el Pew Hispanic Center y el Pew Forum on Religion and Public Life, de la que da cuenta una nota del Catholic News Service.

Cerca de un tercio de los católicos de Estados Unidos son latinos, quienes están trayendo desde sus tierras un estilo de fe más evangélico dentro de una Iglesia más amplia y en constante crecimiento.

La Iglesia católica sigue siendo la más importante en cuanto a fieles que se desplazan de sus países para trabajar en Estados Unidos. Los latinos comparten el crecimiento del catolicismo estadounidense debido a la inmigración y a la tasa de nacimientos que se encuentra por encima de la media nacional. Cerca de 68 por ciento de los hispanos afirman que son católicos.

«Mientras que en muchos aspectos, los latinos apenas si difieren de la población estadounidense, en sus actitudes y actividades religiosas, los analistas están sorprendidos al ver la profundidad de lo que llaman “renovación cristiana” entre la población latina o sus descendientes», dijo Roberto Suro, director del Pew Hispanic Center, al presentar el estudio que lleva por nombre: «Cambios en la fe: los latinos y la transformación de la religión en Estados Unidos».

Suro afirmó que la población latina «es más afanosa para involucrarse con la Iglesia que la población general de los estadounidenses; más entusiasta, aplaudidora y levantadora de brazos, en un estilo típicamente hispano de celebrar y de orar».

Cincuenta y cuatro por ciento de los católicos hispanos se identificaron con las prácticas carismáticas de sus iglesias, según reveló la encuesta. La definición de carismático tiene que ver con la oración en grupos en la que los participantes piden asistencias milagrosas, sanaciones o donde la gente hable en diferentes lenguas.

La encuesta encontró que 62 por ciento de los hispanos católicos afirman que las celebraciones litúrgicas a las que acuden tienen, al menos ocasionalmente, demostraciones de entusiasmo como levantar las manos, aplaudir, bailar o brincar. Entre los católicos no hispanos, solamente cerca de 12 por ciento se consideran a sí mismos como carismáticos, dijo Suro.

Por otra parte, Luis Lugo, director del Pew Forum, dijo, en la misma conferencia de prensa, que «el involucrarse de la gente en el estilo carismático de las prácticas religiosas fortalece la identidad religiosa».

«No hay ninguna evidencia --dijo Lugo-- de que la práctica del estilo carismático disminuya o recorte su ortodoxia católica o la interacción específica con sus parroquias».

El sondeo también demuestra que cerca de 18 por ciento de todos los hispanos han cambiado de iglesias o han dejado de considerarse a sí mismos como miembros de una confesión religiosa; de ellos, el 13 por ciento eran católicos, convirtiéndose en mayoría de quien cambian de iglesias o salen de la Iglesia

La conversión es mucho más común entre la segunda y la tercera generación de hispanos que entre los inmigrantes recientes, según demuestra la encuesta. La mayoría deja el catolicismo para enrolarse en iglesias evangélicas: 43 por ciento de los hispanos evangélicos aseguran haber sido católicos; solamente dos por ciento de los hispanos conversos se vuelven católicos.

Los católicos que se han vuelto evangélicos -así lo muestra el sondeo-argumentan que su más grande insatisfacción con el catolicismo es con la liturgia: 61 por ciento de los antiguos católicos encontraban la Misa «poco excitante», sin embargo sólo 36 por ciento adujeron esta razón para retirarse de la Iglesia católica; 46 por ciento dijeron que desaprueban la restricciones de la Iglesia sobre el divorcio, pero solamente cinco por ciento la dejó por esa misma causa.

Entre los hispanos encuestados, 83 por ciento de los que han cambiado a las iglesias evangélicas desde el catolicismo, dicen que la principal razón para hacerlo es que «deseaban tener una más directa y personal experiencia de Dios». La segunda causa más común es por la inspiración de un pastor en particular, la tercera es relativa a una crisis personal, dejando la cuarta causa a matrimonio con gente de otras confesiones.