Los laicos también están llamados a ser santos, recuerda el Papa

Al recibir a los Caballeros de Colón

| 1681 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 3 de octubre de 2008 (ZENIT.org).- Benedicto XVI presentó la santidad como meta para los laicos al recibir este viernes a los miembros del consejo de administración de los Caballeros de Colón.

Los representantes de asociación laical, nacida en los Estados Unidos y extendida en varios países del mundo, están presentes estos días en Roma en peregrinación con motivo del Año Paulino.

El Papa recordó a los "Caballeros de Colón" su anterior visita de este año a los Estados Unidos, en la que animó "a los fieles laicos, por encima de todo, a comprometerse a crecer en santidad y participación activa en la misión de la Iglesia".

"Esta es la visión que inspiró la fundación de los Caballeros de Colón como una asociación de laicos cristianos", recordó Benedicto XVI.

El Papa expresó su reconocimiento a las actividades que lleva a cabo esta asociación norteamericana, "para dar una sólida formación en la fe a los jóvenes, y para defender las verdades morales necesarias para una sociedad libre y humana, incluyendo el derecho fundamental a la vida de todo ser humano".

Destacó también las obras de caridad que lleva adelante esta asociación, así como la "solidaridad concreta con el Sucesor de Pedro en su ministerio hacia la Iglesia universal".

"Esta solidaridad se manifiesta de forma particular en la Fundación Vicarius Christi, que los Caballeros han puesto a disposición de la Santa Sede para las necesidades del Pueblo de Dios en todo el mundo", añadió.

El Papa concluyó pidiendo a los Caballeros, "que descubran, según el espíritu de su fundador, el Venerable Michael McGivney, nuevas formas de servir como levadura del Evangelio en el mundo y una fuerza de renovación de la Iglesia en santidad y celo apostólico".

La orden de los Caballeros de Colón es una asociación de fieles laicos, fundada en 1882 por el sacerdote estadounidense Michael McGivney, actualmente en proceso de beatificación. Cuenta con 1,7 millones de miembros en todo el mundo, y se dedica principalmente a obras de caridad y de apoyo a la Santa Sede.

Por Inma Álvarez