Los maristas regresan a Argelia

| 528 hits

MADRID, 11 febrero 2003 (ZENIT.org).- Desde el pasado mes de septiembre, dos maristas españoles y uno mexicano integran la nueva comunidad de esta congregación en Argelia, tras nueve años de ausencia de los maristas en el país musulmán, informa hoy la agencia Ivicon.



Los hermanos de la provincia marista de Cataluña Josep María Rius, de 50 años, y Alejandro Gómez, de 35 años, y Arturo Chávez, de 74 años, perteneciente a la provincia de México Central, son los primeros maristas en establecerse en Argelia tras la muerte en 1994 del hermano Henri Vergès, director del colegio San Buenaventura de Argel, que prácticamente se había quedado solo.

Según unas declaraciones de los tres misioneros, publicadas en el boletín Noticias de los Hermanos Maristas, su objetivo inmediato, después de tres meses de presencia, es «hacer un discernimiento que nos permita tomar una decisión sobre nuestra implantación ‘definitiva’ para el próximo año». Los hermanos declaran, no obstante, estar ilusionados por esta misión.

Argelia, con un 1% de población cristiana frente a un 98% musulmana, es un país en el que a las tensiones internas a causa del fundamentalismo, se une una deteriorada situación social, en la que influyen la elevada mortalidad infantil, los altos índices de analfabetismo y la precariedad económica.

La presencia de los maristas en Argelia se remonta al año 1891, cuando fundaron tres escuelas: Mascara, Sétif y Aïn-Témouchent (Orán). Doce años más tarde, el gobierno francés vetó la actividad educativa de la comunidad de 107 maristas, la más numerosa de su historia en Argelia, quedando desposeída de las 17 escuelas que había llegado a regentar.

Hacia 1970, los maristas siguieron presentes en el país con el colegio San Buenaventura de Argel, dirigido por el hermano Vergès, quien, a pesar de ver cómo todos los colegios eran nacionalizados en 1976, mantuvo la presencia marista en Argelia hasta el momento de su muerte.