Los obispos de Chiapas piden a sacerdotes y religiosos no entrar en política

Exhortación con motivo de las elecciones en el Estado del 7 de octubre

| 1015 hits

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, 10 septiembre 2001 (ZENIT.org).- Los obispos de Chiapas han hecho un llamamiento a los sacerdotes, religiosos y religiosas de sus diócesis a no entrar en política en vísperas de las elecciones que se celebrarán en el Estado mexicano el 7 de octubre.



«La misión de la Iglesia es unir a los que, por militar en diversos partidos, se dividen y confrontan --explican los prelados--. No nos identificamos con un partido o con una organización, porque perderíamos nuestra libertad y no podríamos cumplir nuestra vocación de convocar a la unidad a los que están dispersos».

Por este motivo, aclaran, «los obispos, los sacerdotes, los diáconos, los y las religiosas, los catequistas y demás servidores que tenemos algún cargo en la Iglesia, no debemos hacer campaña a favor de un partido político o de un candidato. Los partidos, cuando se corrompen de su misión, causan divisiones en las comunidades».

«En lo personal, somos libres para votar por quien queramos; pero, como responsables de una comunidad eclesial, hemos de ser signos de unidad», añaden.

La «Exhortación pastoral» con motivo de las próximas elecciones lleva la firma de los obispos José Luis Chávez Botello de Tuxtla Gutiérrez, Rogelio Cabrera López de Tapachula y Felipe Arizmendi Esquivel de San Cristóbal de las Casas.

Ofrecemos a continuación el téxto íntegro de la «Exhortación pastoral».

Exhortación pastoral sobre las elecciones en Chiapas



El próximo 7 de octubre, en nuestro Estado se llevarán a cabo elecciones para diputados locales y presidentes municipales. Como pastores atentos a la realidad que vive nuestro pueblo, para ofrecerle la luz del Evangelio, los obispos de Chiapas expresamos lo siguiente:

1. Exhortamos a todos los ciudadanos a participar en este importante acto de la vida democrática de nuestra entidad. Es verdad que la democracia de un pueblo no se reduce a votar, sino que incluye la educación para el respeto a la pluralidad y la diversidad, así como vigilar que los elegidos por el voto mayoritario cumplan satisfactoriamente su compromiso, e incluso retirarlos del cargo, siempre por medios pacíficos y legales, cuando no hacen bien su trabajo, cuando se corrompen y defraudan la confianza que se depositó en ellos. Sin embargo, acudir a las urnas y depositar nuestro voto, manifiesta que somos parte activa de la comunidad donde vivimos. Por ello, dejar de votar por pereza e irresponsabilidad, es negarse a ser miembro vivo del cuerpo social que es un municipio o un distrito electoral.

No acudir a las urnas es dejar que otros decidan por ti, es dejarse manipular y, en la práctica, ser una parte muerta de la sociedad. Sin tu participación activa, consciente y responsable, Chiapas no puede avanzar en democracia, justicia y paz.

2. Para decidir a qué candidato apoyar con nuestro voto, hay que tomar en cuenta, más que al partido que lo postuló, a la persona misma; es decir, su historia de servicio a la comunidad, la honestidad en su vida familiar, la honradez en su trabajo, los principios éticos que orientan sus criterios y sus decisiones, los cargos anteriores en que ha demostrado ser un buen dirigente, su capacidad para presidir un Ayuntamiento o para legislar en la Cámara de Diputados. No se debe votar por alguien que lleva una vida inmoral, por un corrupto, por alguien que defiende el aborto, por quien sólo promete pero no cumple.

3. Hagamos respetar nuestro derecho a que el voto sea libre y secreto. Que nadie te presione o te obligue a votar por una persona, o por un partido. Denuncia a quien pretenda comprarte con dinero o con regalos, y no vendas tu conciencia y tu dignidad. Si te regalan algo y quieres aceptarlo, de todos modos no pierdas tu libertad y vota por quien te parezca el mejor candidato. No te dejes engañar por la propaganda y por las promesas. Apoya a quien consideres la persona idónea para que en tu Municipio, en tu Distrito y en tu Estado se construyan la justicia, la democracia, la paz y la reconciliación.

4. Los obispos, los sacerdotes, los diáconos, los y las religiosas, los catequistas y demás servidores que tenemos algún cargo en la Iglesia, no debemos hacer campaña a favor de un partido político o de un candidato. Los partidos, cuando se corrompen de su misión, causan divisiones en las comunidades. La misión de la Iglesia es unir a los que, por militar en diversos partidos, se dividen y confrontan. No nos identificamos con un partido o con una organización, porque perderíamos nuestra libertad y no podríamos cumplir nuestra vocación de convocar a la unidad a los que están
dispersos. En lo personal, somos libres para votar por quien queramos; pero, como responsables de una comunidad eclesial, hemos de ser signos de unidad.

5. Exhortamos a todos a vivir esta jornada electoral en paz y sin violencia. Que los candidatos respeten a los demás contendientes y eviten lenguajes ofensivos y calumniosos. Que los dirigentes de los partidos ayuden a construir la democracia, y no la impidan o corrompan. Que los medios informativos resalten lo positivo y no se reduzcan a lo negativo. Que los grupos y las organizaciones no alienten a sus miembros a defender sus candidatos con acciones violentas y dañinas a la sociedad, violando los derechos de terceros a la libre circulación y a la estabilidad social. Quien desea triunfar a base de violencia, él mismo se descalifica y no sirve para construir la democracia.

6. La oración y el ayuno son medios eficaces para contrarrestar los demonios de la mentira, del odio, de la injusticia, de la corrupción y de la guerra. Hagamos jornadas de oración y de ayuno, para que el Espíritu Santo nos ayude a vivir como hijos del mismo Padre celestial, según nos enseñó nuestro Señor Jesucristo, príncipe de la paz. Y que la Virgen María, nuestra Madre, interceda para que construyamos la unidad que ella desea para todos los moradores de estas tierras.

7 de septiembre del 2001

+ José Luis Chávez Botello, obispo de Tuxtla Gutiérrez
+ Rogelio Cabrera López, obispo de Tapachula
+ FelipeArizmendi Esquivel, obispo de San Cristóbal de las Casas