Los obispos de Chiapas piden desterrar la violencia

Exhortación ante las próximas elecciones en el Estado mexicano

| 416 hits

SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS, 27 julio (ZENIT.org).- Las tres diócesis que se encuentran en Chiapas publicaron ayer una «Exhortación pastoral sobre las próximas elecciones», de las que saldrá elegido el gobernador de ese Estado del sur de la República Mexicana el próximo 20 de agosto.



Los obispos de las jurisdicciones católicas de San Cristóbal de las Casas, de Tuxtla Gutiérrez y de Tapachula piden en el texto que esta cita con las urnas sea «un paso firme en la paz y la reconciliación».

En un documento de cuatro puntos, recuerdan el deber de todos los ciudadanos y cristianos de participar activamente en estas elecciones: «Quien no vota, deja esta decisión en manos de otros, con los cuales quizá no está de acuerdo, porque no representan los justos intereses de la mayoría». En las elecciones federales pasadas en el país votó el 65% de los inscritos en el padrón electoral nacional, mientras que, en Chiapas, sólo acudió a las urnas el 51% de los electores.

Los prelados recuerdan con agrado que las elecciones del 2 de julio transcurrieron en paz y tranquilidad, y exhortan a sumar esfuerzos «para construir el Chiapas que anhelamos, donde se respete la dignidad de la persona, evitando toda manipulación, presiones, amenazas y, sobre todo, la apatía y la indiferencia en el cumplimiento de la responsabilidad electoral, que, como hemos dicho en repetidas ocasiones, son inmorales y anticristianas».

«La imagen de Chiapas está muy viva en la opinión pública --afirman los obispos chiapanecos--. Que nada manche el actual proceso electoral. Desterremos ya, para siempre, la violencia y la mentira, que desestabilizan y hacen tanto daño. Cuidemos el camino democrático que ya hemos iniciado, siendo nosotros mismos los primeros responsables de que las próximas elecciones se realicen en paz, honestidad y transparencia».

El texto lleva la firma de los obispos Felipe Aguirre Franco, de Tuxtla Gutiérrez, y de Felipe Arizmendi Esquivel, de San Cristóbal de las Casas, así como del administrador diocesano de Tapachula, Carlos Lomelí Hernández.

El obispo Felipe Arizmendi Esquivel manifestó ayer en una rueda de prensa su esperanza de que pueda tener lugar un encuentro entre el candidato triunfador de las elecciones presidenciales, Vicente Fox, y el subcomandante «Marcos».

Marcos -- identificado como Rafael Sebastián Guillén-- es el líder, portavoz e ideólogo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (ELZN), movimiento que tomó con las armas seis ciudades del estado de Chiapas el primer día del año de 1994, cuando entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio (TLC-NAFTA) con los Estados Unidos y Canadá. El gobierno envió tropas para reprimir la insurrección. Tras doce días de enfrentamientos y más de 120 muertos según fuentes oficiales (400 muertos, según el EZLN), se iniciaron las conversaciones entre el EZLN y el gobierno, que más tarde quedarían congeladas, al igual que el proceso de paz en la región. La elección del nuevo presidente Vicente Fox, según buena parte de la opinión pública, podría desbloquear la situación.

Monseñor Arizmendi indicó también ayer, según refiere la prensa mexicana, que «sería saludable que el ejército mexicano se acuartelara el día de las próximas elecciones, como lo hizo el 2 de julio, porque así se beneficiaría el clima de participación que todos deseamos promover».

«Hagamos oración para que estos comicios fortalezcan la fraternidad de todos los chiapanecos, independientemente de las ideologías y de los intereses particulares de cualquier grupo --concluyen en su exhortación los obispos--. Orar al Padre común es una obligación de todos los creyentes. Con ello, ayudaremos a que haya conversión de los corazones y, así, el 20 de agosto será un paso firme en la paz y la reconciliación, que tanto deseamos para Chiapas».