Los obispos de EEUU defienden una asistencia sanitaria para todos

Piden una reforma más respetuosa con la vida 

| 2186 hits

WASHINGTON, jueves 23 de julio de 2009 (ZENIT.org).- La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos ha exhortado a los legisladores a reformar el sistema sanitario para proporcionar una asistencia accesible para todos y respetuosa con la vida humana. 

Los obispos lo han pedido a través de una carta dirigida a los congresistas estadounidenses con fecha del 17 de julio y firmada por el presidente del Comité para la Justicia Interna y el Desarrollo Humano, el obispo William Murphy de la diócesis de Rockville Centre (Nueva York). 

La carta, difundida este martes, ha sido escrita para dar a conocer las prioridades de la conferencia de obispos a todos los senadores y miembros de la Cámara de Representantes.  

En el texto, los obispos expresan la esperanza de que el Congreso "realice una reforma del sistema sanitario nacional que reafirme realmente la vida". 

"Mientras el Congreso inicia el debate sobre la reforma del sistema sanitario", los prelados destacan su apoyo a esta acción y ofrecen criterios para unos cambios "justos". 

"Hemos insistido y debemos siempre insistir en el hecho de que la reforma de la asistencia sanitaria excluya la cobertura del aborto y de cualquier otra acción que mine la sacralidad de la vida", declaran 

La carta pide una "política sanitaria realmente universal y que respete la vida y la dignidad humana".  

También "el acceso para todos, con una especial preocupación por los pobres y por la inclusión de los inmigrantes en situación regular" 

La política sanitaria debe perseguir el bien común y preservar el pluralismo, que incluye "la libertad de conciencia y la variedad de las opciones", advierten los obispos. 

Los costes sanitarios deben además reducirse y aplicarse "de manera equitativa entre el conjunto de los contribuyentes".

Moralidad y política

"Ninguna reforma sanitaria debe obligarnos, a nosotros o a otros, a pagar por la destrucción de la vida humana, ya sea a través de la financiación del Gobierno o mediante la cobertura obligatoria del aborto", añade el texto. 

Para los obispos, una política que financia el aborto "sería políticamente poco prudente". 

Los obispos añaden que otro requisito del deber de "defender la vida y la dignidad de cada persona" es recordar el principio según el cual "una asistencia sanitaria digna no es un privilegio sino un derecho". 

El acceso a una asistencia sanitaria de calidad "no debe depender del nivel de vida, del hecho de que los padres trabajen, de lo que ganen, de donde se viva o de donde se haya nacido", afirman. 

"La Conferencia Episcopal cree que la reforma del sistema sanitario debe ser realmente universal y realmente asequible", dice la carta. 

Finalmente, los obispos expresan su deseo de trabajar con los miembros del Congreso "sobre estas prioridades mientras ustedes toman decisiones importantes sobre cómo reforzar y mejorar la asistencia sanitaria, una prioridad nacional fundamental".