Los obispos de EEUU, satisfechos por el rechazo de la pena de muerte en Nuevo Mexico

Ya son 15 los Estados que prohíben la pena capital

| 1325 hits

WASHINGTON, lunes 23 de marzo de 2009 (ZENIT.org).- La Conferencia Episcopal Católica de Estados Unidos (USCCB) ha expresado su satisfacción a los obispos de Nuevo Mexico y a otras organizaciones implicadas por sus “exitosos esfuerzos” para la prohibición de la pena de muerte en el este Estado.

“Los obispos de Nuevo Mexico y otros muchos han trabajado incansablemente para ver a Nuevo Mexico convertirse en Estado líder en el rechazo a la pena de muerte en nuestro país”, explica Kathy Saile, directora del Departamento de Desarrollo Social Nacional en la USCCB.

El pasado 18 de marzo, el Gobernador Bill Richardson ratificó como ley el proyecto HB 285, convirtiendo a Nuevo Mexico en el segundo Estado en rechazar la pena capital, desde que el Tribunal Supremo de Estados Unidos reintrodujo su uso en el año 1976.

En diciembre de 2007, el Gobernador de New Jersey, Jon Corzine, había ratificado la legislación contraria a la pena de muerte en este Estado. Por el momento, son ya 15 Estados norteamericanos cuyas leyes prohíben la pena de muerte.

Monseñor William F. Murphy, obispo de Rockville Centre (Nueva York) y presidente del Departamento de Desarrollo Social Nacional en la USCCB, había escrito el pasado 16 de marzo al Gobernador Richardson, urgiéndole a firmar la nueva ley, afirmando que ésta “syudaría a construir la cultura de la vida en nuestro país”.