Los obispos de Europa piden que la Carta europea de Derechos sea vinculante

Decepcionado por el trato que dispensa el documento a las Iglesias

| 693 hits

BRUSELAS, 10 oct (ZENIT.org).- Los obispos de Europa piden que la Carta europea de Derechos Fundamentales tenga un carácter vinculante y que no se quede en un simple declaración de buenas intenciones (Cf. «Terminado el borrador de la Carta europea de Derechos Humanos») .



La Comisión de los Episcopados de la Comunidad Europea (COMECE), en representación de los obispos de los quince países miembros de la Unión Europea, consideran, además, en un comunicado de prensa que «por desgracia el texto sigue siendo débil por lo que se refiere a la libertad de religión». El documento no ofrece ningún tipo de garantías a las Iglesias en el viejo continente: la fe es vista como un fenómeno exclusivamente íntimo, sin ninguna dimensión comunitaria.

El borrador de la Carta, que según sus redactores debería ser la piedra angular de la integración europea, fue terminado el pasado 2 de octubre. El texto será presentado en el Consejo europeo de jefes de Estado y de gobierno de los Quince países miembros, en sus encuentros que tendrán en los próximos meses (en Biarritz o Niza). En ese momento, se tendrá que decidir el grado de obligatoriedad que tendrá el documento. Existen dos posibilidades. La Carta podría integrarse en el cuerpo del próximo Tratado de Niza para así someter al control judicial del Tribunal de Justicia Europeo las actuaciones de los Estados o de las instituciones comunitarias que violen alguno de los derechos allí contenidos o, por el contrario, los mandatarios de los Quince podrían decidir reducir la Carta a una mera declaración de intenciones.

En caso de que el documento sea rechazado por los jefes de Estado o de gobierno --algo que no parece probable--, debería comenzarse un nuevo proceso de redacción.

El 23 de septiembre Juan Pablo II hizo sus propias sugerencias a los redactores del documento al encontrarse con los presidentes de los parlamentos de la Unión Europea (Cf. «El Papa hace sus propuestas para la Carta Europea de Derechos Humanos»).