Los obispos de Europa se confrontan con el Consejo de Europa

Derechos humanos, bioética, crisis económica, entre otros temas

| 3754 hits

ESTRASBURGO, viernes 2 marzo 2012 (ZENIT.org).- Tendrá lugar en Estrasburgo, en el Centro Cultural St. Thomas, del 5 al 8 de marzo, el encuentro anual de los presidentes de las conferencias episcopales del sudeste de Europa. El encuentro, el 12 de la serie, que concluye un ciclo de profundización de las realidades sociales y eclesiales de los países del sudeste de Europa, está organizado por el Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE) en colaboración con la Misión Permanente de la Santa Sede ante el Consejo de Europa.

Nueve serán las conferencias episcopales representadas por su presidentes: Albania, Bosnia Herzegovina, Bulgaria, Chipre, Grecia, Moldavia, Rumanía, Conferencia Episcopal Internacional Santos Cirilo y Metodio y Turquía.

“Pienso que este encuentro es muy significativo para ambas realidades, en particular para la misión de promover y proteger los derechos humanos, el estado de derecho y la democracia que está en la base del Consejo de Europa”, afirma monseñor Aldo Giordano, observador permanente de la Santa Sede ante el Consejo de Europa.

“Basta dar una ojeada a algunos de los temas afrontados a nivel europeo para darnos cuenta de su actualidad para los países del sudeste de Europa y sus Iglesias. En Estrasburgo, se discute de libertad religiosa: la presencia de los símbolos religiosos en el espacio público, la discriminación por motivos religiosos, los derechos de las minorías, la dimensión religiosa del diálogo intercultural... Hay un debate fundamental, muy delicado e incluso peligroso sobre la realidad de la familia, sobre los derechos de los niños, sobre la responsabilidad de los padres. La velocidad de la ciencia y de la técnica impone cada vez más grandes problemáticas en el campo de la bioética y de la protección de la vida. Hay una Europa que se interroga sobre la gravedad de la crisis económica y financiera; sobre las relaciones con los 'vecinos de casa': Medio Oriente, norte de África. Vivimos en una Europa donde la cuestión del respeto de los derechos humanos está lejos de ser una realidad obvia: continuamente en el Consejo se afronta la situación de los migrantes, refugiados, gitanos, personas con minusvalía... Por tanto es urgente que los cristianos y las Iglesias se hagan cada vez más conscientes y competentes en las cuestiones que se afrontan a nivel europeo y sean protagonistas en los lugares donde se toman las decisiones”.

En Estrasburgo, los obispos participantes podrán afrontar los temas en agenda del Consejo de Europa a través de una serie de encuentros con responsables del Consejo, entre los cuales la directora general de programas Gabriella Battaini-Dragoni; el juez Jean-Paul Costa, expresidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el presidente de la Comisión de Venecia Gianni Buquicchio.

“La decisión de concluir este primer ciclo de profundización de nuestras realidades eclesiales y sociales este año en Estrasburgo con una confrontación-diálogo con algunos representantes del Consejo de Europa, surgió de modo muy natural porque esta realidad europea es la primera organización internacional intergubernamental en la que todos nuestros gobiernos son miembros --subraya monseñor Franjo Komarica, presidente de la Conferencia Episcopal de Bosnia Herzegovina--. Al mismo tiempo, sabemos en qué medida el trabajo hecho en los despachos de Estrasburgo tiene un impacto muy importante no sólo en términos políticos, sino sobre todo social y cultural. En este común empeño de edificación de la fraternidad europea y del trabajo por el bien de nuestros pueblos, la Iglesia católica, nuestras Iglesias locales se sienten interpeladas a dar su aportación específica y su apoyo. Por este motivo, pensamos encontrar a algunos representantes de esta institución, para profundizar en nuestro mutuo conocimiento, para llevar la voz de nuestras realidades eclesiales y para verificar juntos que pueden ser reconocidas y valorizadas en su realidad de Iglesia de estos países miembros y contribuir así al bien de nuestro continente”.

Un momento especialmente importante para los presidentes de las conferencias episcopales será la Misa por Europa, programada para el 7 de marzo, en la catedral.

A la celebración, presidida por el arzobispo local Jean-Pierre Grallet, están invitadas numerosas personas empeñadas en las instituciones europeas: eurodiputados, embajadores y funcionarios del Consejo de Europa, jueces del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y también miembros de comunidades y organismos eclesiales que participan de cerca en el camino europeo.