Los obispos de Hiroshima y Nagasaki piden abolir las armas nucleares

Iglesias británicas lanzan una campaña similar

| 1574 hits

TOKIO, lunes 15 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- Los obispos de Hiroshima y Nagasaki piden en una declaración conjunta la abolición de las armas nucleares. Nueve Iglesias británicas han lanzado una campaña similar.

Los obispos católicos de Hiroshima y Nagaski –las únicas ciudades que sufrieron bombardeos nucleares en tiempos de la guerra- urgen a los líderes mundiales a abolir las armas nucleares. Afirman que hay 20.000 armas nucleares en el mundo.

El obispo de Nagasaki Mitsuaki Takami y el de Hiroshima Joseph Atsumi Misue emitieron una declaración conjunta el 26 de febrero, antes de una cumbre sobre seguridad nuclear prevista para abril en Washington, y una conferencia de revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear en Nueva York, en mayo.

“Como obispos de la Iglesia Católica de Hiroshima y Nagasaki en Japón, que es el único país del mundo que ha sufrido ataques nucleares, pedimos que el Presidente de Estados Unidos, el Gobierno japonés y los líderes de otros países hagan los máximos esfuerzos para abolir las armas nucleares”, afima la declaración.

El obispo Takami nació en marzo de 1946, en Nagasaki, la segunda ciudad en sufrir un bombardeo nuclear en agosto de 1945, durante la II Guerra Mundial. Estaba en el seno de su madre cuando la ciudad japonesa fue bombardeada días después de que Hiroshima sufriera el primer ataque nuclear.

Los prelados afirman que el pecado de los bombardeos atómicos en las dos ciudades “deberían ser achacados no sólo a Estados Unidos” sino “también a los otros países, incluyendo Japón, que han persistido en iniciar guerras a lo largo de su historia”.

Piden también que Estados Unidos “limite el propósito de conservar armas nucleares sólo para disuadir a otros de usar tales armas”. Solicitan así mismo “al menos un primer paso hacia la eliminación de armas nucleares” en la Revisión de la Postura Nuclear de EE.UU., la guía de la política nuclear de Estados Unidos.

Urgen a Japón, que tiene un tratado bilateral de seguridad con Estados Unidos, a “demostrar e implementar que Japón mismo actuará por la abolición total de las armas nucleares”. Afirman que Japón tiene “una actitud extremadamente pasiva” hacia las políticas de reducción de armas nucleares de EE.UU., porque el país está bajo la protección de un paraguas nuclear estadounidense.

Por otra parte, el 5 de marzo, un grupo de nueve Iglesias en Gran Bretaña lanzaron una campaña similar a la de los obispos japoneses que llama al Gobierno británico a comprometerse a lograr un mundo libre de armas nucleares, y en consecuencia a construir un futuro más seguro para todos.

En una campaña titulada “Ahora es el momento”, se han unido al Consejo Mundial de las Iglesias y otros con el fin de presionar a los gobiernos para que pongan todo el material susceptible de fabricar bombas bajo control internacional y en favor de un compromiso para hacer ilegal el uso de armas nucleares mediante la Convención de Armas Nucleares.

La alianza incluye a las Iglesias: de Inglaterra, Presbiteriana de Escocia, Metodista, Unión Baptista de Gran Bretaña, Cuáqueros, Unida Reformada, Departamento de Asuntos Internacionales de la Conferencia Episcopal Católica de Inglaterra y Gales, y la Conferencia Episcopal Católica de Escocia.

Para ver el original en inglés del documento de los obispos japoneses:


http://www.cbcj.catholic.jp/eng/edoc/100226.htm.

Para acceder a la campaña de las Iglesias británicas: www.methodist.org.uk/index.cfm?fuseaction=opentogod.stories.

Por Nieves San Martín