Los obispos peregrinaron ante la Inmaculada, patrona de Nicaragua

Se celebra la tradicional gritería: ¿Quién causa tanta alegría? ¡La Concepción de María!

| 968 hits

Por Nieves San Martín

MANAGUA, viernes 7 diciembre 2012 (ZENIT.org).- Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, peregrinaron este 6 de diciembre a la basílica de la Patrona de Nicaragua, ubicada en la ciudad de El Viejo Chinandega, donde celebraron la Santa Misa en la tradicional Lavada de la Plata.

En esta fecha, miles de nicaraguenses y peregrinos de otros países llegan a rendir homenaje a la Inmaculada Concepción de María.

La Santa Misa se celebró por la mañana y, en esta ocasión con un acento muy especial, ya que se conmemoran 450 años de la llegada de esta querida imagen a las tierras del país centroamericano. 

El 5 de diciembre, concluyó la Novena vespertina, Noche de Gala y Gran Serenata en Honor de la Patrona de Nicaragua.

Con la llegada al municipio de El Viejo de la Virgen del Trono comenzaron a tejerse los lazos de amor entre el pueblo nicaragüense y la Purísima Concepción de María. En los archivos históricos católicos se afirma que la Patrona de Nicaragua eligió hacer morada en estas tierras y hasta sacudió los mares para impedir ser trasladada a otro sitio.

Los hechos se remontan a 1562, cuando la Virgen era traslada en una embarcación procedente de España hacia el virreinato de Perú por Pedro de Cepeda y Ahumada --hermano de santa Teresa de Jesús--, y una fuerte tormenta lo obligó a detenerse en el antiguo Puerto de Posesión de El Realejo. Cepeda y Ahumada cayó enfermo de malaria y al recuperarse reanudó su ruta e intentó llevar consigo la imagen. En tres ocasiones, fuertes tempestades lo obligaron a regresar, algo que entendió como señal de que la Virgen quería quedarse.

Se dirigió a Chamulpán o Villa de la Concepción de El Viejo y entregó la valiosa imagen a los frailes franciscanos de la parroquia. La imagen se quedó en estas tierras, y en esa época los indígenas llamaban “La Niña Blanca” a la Purísima Concepción de María, que con gran amor es custodiada por la comunidad cristiana de El Viejo.

La tradicional Lavada de la Plata

La mayor manifestación de devoción a la imagen de la Virgen del Trono ocurre cada 6 de diciembre, cuando miles de católicos de todos los rincones de Nicaragua llegan hasta la basílica menor de El Viejo, morada de la Virgen del Trono, a participar de la tradicional Lavada de la Plata.

El historiador Arturo Cano, refiere que esta tradición data de hace 350 años. Consiste en sacar los objetos de plata, oro y otros metales del tesoro de la Virgen, a las afueras del templo donde son limpiados con algodón y una mezcla de cenizas y limón por los fieles.

Entre las piezas que son lavadas hay juegos de candelabros, el frontal de plata, las andas de la Virgen que datan de 1600, el camarín, pequeños milagros, evangeliarios, ciriales, cruces, tinajeras, jarrones, entre otros.

Este año, se espera que mayor cantidad de peregrinos asistan a los festejos por los 450 años ya que la Virgen del Trono llegó a reinar en Nicaragua desde el Santuario Nacional Mariano de El Viejo.

Monseñor Rodrigo Urbina Vivas, párroco desde hace 19 años del templo, destaca a los medios de comunicación que “la raíz más profunda de la celebración de la Purísima nicaragüense está en El Viejo y concretamente en la Virgen del Trono”.

Refiere que se conocen muchos milagros por intercesión de la Virgen del Trono, pero más allá de la concesión de favores, dice que esta advocación mariana goza de una larga lista de milagros de conversión. Es decir, su capacidad para “convertir el corazón de una persona egoísta, envidiosa y lujuriosa a un corazón caritativo, comprensivo, misericordioso”.

Para los viejanos es un orgullo custodiar a la Virgen desde hace tanto tiempo, pues es reconocida como la protectora del país. No es extraño que familias de nicaragüenses que viven fuera, elijan esta época para visitar el país y participar del culto a la Virgen del Trono.

Desde San Francisco, California, Estados Unidos, llegó Gloria Cuadra junto a su familia para celebrar los 450 años. Dice que considera “extraordinaria” esta advocación y una de las imágenes más bellas del mundo. “La virgencita vino para quedarse aquí en mi pueblo, El Viejo, y no se irá, es un orgullo para Nicaragua, tener esa venerada imagen. Se me derraman las lágrimas solo al verla, por su gran misericordia”, dijo con profunda emoción.

Aurora Cáceres, visita todos los días el Santuario Nacional Mariano en El Viejo para darle gracias a la Virgen María. Su nieto está enfermo y, la mañana del lunes, los médicos le dieron esperanzas de que mejorará pronto. “Es el resultado de mis ruegos a la Virgencita, como viejana estoy feliz porque intercede por nuestros problemas, siempre que le pidamos de corazón”, expresa entre sollozos.

Este año la comunidad Mariana de El Realejo se une de manera particular a los festejos por los 450 años de la llegada de la sagrada imagen de la Virgen del Trono. El sacerdote Rudy Montealegre, párroco de Santiago Apóstol del Puerto de Posesión de El Realejo, comentó que los honores comenzaron desde el 23 de noviembre con la asistencia de unos tres mil fieles de varias ciudades del país a la peregrinación por el camino que realizó Pedro de Cepeda y Ahumada cuando pisó suelo nica cargando consigo a la venerada Virgen.

Anoche un selecto grupo de artistas nicaragüenses entre ellos los hermanos Carlos y Luis Enrique Mejía Godoy, Juan Solórzano, Luis Pastor González, Norma Elena Gadea, el mariachi Garibaldi y el Ballet Folklórico Nicaragüense, dedicaron una emotiva serenata como parte de las honras a la Virgen del Trono.

En la tradicional Lavada de la Plata, los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua acompañaron a los miles de feligreses de los distintos puntos del país.

La Gritería: ¿Quién causa tanta alegría? ¡La concepción de María!

Hoy viernes 7, tuvo lugar en todo el país la tradicional gritería. Con la exclamación antedicha se dió por inaugurada la Gritería de este 2012 por voz de monseñor Leopoldo José Brenes, quien este 7 de diciembre dió el grito de apertura de la fiesta mariana nicaragüense. A las seis de la tarde, en el atrio de catedral metropolitana de Managua se hizo oficialmente la inauguración de la gritería en la Archidiócesis de Managua, al igual que en todo el resto del país en donde cada obispo en su diócesis realiza el tradicional grito.

Mañana con una solemne eucaristía se celebrará la fiesta de la Inmaculada Concepción de María, a la que seguirá por la tarde la Procesión de la Virgen del Trono que recorre  por única vez en el año las calles de la ciudad de El Viejo.

Este 9 de diciembre se lanzará el Año Jubilar, en ocasión del Centenario de la Archidiócesis de Managua a nivel parroquial.