Los obispos vascos y navarro piden orar más tras la nueva tregua de ETA

Manifiestan su anhelo de paz y exigen la disolución definitiva de la banda terrorista

| 1387 hits

SAN SEBASTIÁN, martes 11 de enero de 2011 (ZENIT.org).- Los obispos del País Vasco y Navarra manifestaron su anhelo de paz y reiteraron la exigencia de la disolución definitiva de ETA tras la nueva declaración de tregua de la banda terrorista.

Lo hicieron a través de una nota publicada este lunes, el mismo día en que la banda terrorista hizo público un comunicado en el que se comprometía con el “final de la confrontación armada” y declaraba un “alto el fuego permanente y de carácter general”.

“Tras haber conocido la declaración efectuada por ETA, manifestamos nuestro anhelo y esperanza de paz, y reiteramos la exigencia moral de su disolución definitiva e incondicional”, indica la nota de los obispos.

“Pedimos al pueblo cristiano que intensifique en estos momentos su oración, invocando a Cristo como príncipe de la paz, y a María como consuelo de los afligidos y de todos cuantos sufren a causa de la violencia”, añade.

El texto está firmado por el arzobispo de Pamplona y Tudela, monseñor Francisco Pérez, y los obispos de Vitoria, San Sebastián y Bilbao, monseñores Miguel Asurmendi, José Ignacio Munilla y Mario Iceta, respectivamente.

La nueva declaración de tregua de ETA no menciona que la organización terrorista vaya a dejar las armas y cede el protagonismo para resolver “las claves de la territorialidad y el derecho de determinación” a “los agentes políticos y sociales vascos”.