Los obispos venezolanos ante las elecciones de este domingo

El próximo domingo se elige al presidente y otros cargos institucionales

| 414 hits

CARACAS, 28 julio (ZENIT.org).- Venezuela tiene una cita con las urnas este domingo, 30 de julio. Estas elecciones deberían haberse celebrado el pasado 28 de mayo, pero problemas técnicos y la denuncia de posibles irregularidades en la forma de votar, hicieron que se retrasaran los comicios.



Con este motivo, la Conferencia Episcopal Venezolana ha publicado un mensaje en el que los obispos exhortan «a todos los ciudadanos de nuestra nación a asumir su derecho y su deber de elegir. La garantía de un buen futuro está en la elección de los mejores candidatos de acuerdo al testimonio de la propia conciencia».

Los prelados no responden en el mensaje a algunas de las provocaciones y ataques lanzados contra la Iglesia durante la campaña electoral por Hugo Chávez Chávez, actual presidente de la República, que opta por la reelección. Ofrecen más bien criterios de fondo para que los católicos voten según principios de fondo.

Además de decidir el nombre de su futuro presidente, los venezolanos deberán elegir a los gobernadores, alcaldes, Asamblea Nacional, Consejos Legislativos Regionales, Concejales al Cabildo Metropolitano, Parlamento Andino y Parlamento Latinoamericano.

Junto a Chávez, se presentan como candidatos a la presidencia Francisco Cárdenas, quien de este modo compite con su antiguo compañero en el ejército y amigo, y Claudio Fermín, profesor de Sociología.

El mensaje de los obispos de Venezuela se gestó en su 74ª Asamblea Episcopal, en la que consideraron «la grave situación de incertidumbre creada en el país por la suspensión del acto electoral del pasado 28 de mayo y el daño que la inestabilidad causa a la salud de nuestra institucionalidad democrática».

Según los prelados, «no es suficiente la existencia de una nueva Constitución Nacional, sino que es imprescindible afianzar las instituciones democráticas nacionales y regionales mediante la elección de sus representantes con el voto libre y responsable del pueblo. Nuestro país está pidiendo con carácter impostergable contar con autoridades legítimas electas por el pueblo para crear la necesaria confianza y asumir la responsabilidad del momento presente y definir un rumbo seguro».

También piden a los candidatos que utilicen la campaña electoral para ofrecer «una acción política responsable con propuestas programáticas que crean realizables y respondan a los verdaderos intereses del pueblo. Los intereses superiores del país exigen de los candidatos abandonar la descalificación personal, las falsas promesas y las propuestas de sueños irrealizables como tácticas electorales que solo contribuyen a acrecentar las frustraciones de un pueblo que ya no soporta otra más».

«Invitamos a los creyentes a elevar sus oraciones a Dios, Señor de nuestra historia --concluyen--, por el éxito del proceso electoral y la paz social y política de Venezuela».