Los periodistas celebran su patrono con inquietud por el futuro

Numerosos profesionales se reunieron para celebrar a san Francisco de Sales

| 1452 hits

MADRID, martes 24 enero 2012 (ZENIT.org).- Este martes se celebró en España al patrono de los periodistas, san Francisco de Sales. Las diferentes asociaciones de profesionales convocan en esta jornada eucaristías en las que se ora por los compañeros fallecidos, y ágapes de fraternidad, aunque este 2012, afirman muchos, el sector no está para muchas celebraciones tras un año nefasto para la profesión. También las diócesis han expresado su solidaridad con los informadores en esta fecha.

San Francisco de Sales fue declarado patrono de los periodistas por sus escritos, antes y después de ser obispo de Ginebra, en defensa de la verdad. Escribió más de treinta mil cartas, a mano, con ágil y estilo literario, en las que sobresalió como comunicador de valores e introdujo la práctica de dirigirse a los fieles mediante volantes y octavillas que distribuía por los hogares.

Sin embargo, modelos no faltan a los periodistas, como por ejemplo san Maximiliano Kolbe, o el primer periodista español beatificado, Manuel Lozano Garrido, más conocido por “Lolo”, un modelo de comunicador cristiano que, en silla de ruedas y con una grave minusvalía, no dejó de escribir y comunicar su alegría de vivir.

Hay quien señala que el sector no está para muchas celebraciones ya que el periodismo no pasa por su mejor momento, según los datos del Observatorio de la Crisis de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). Desde que comenzó la crisis económica hasta el pasado 2 de enero, se han perdido en España 4.853 puestos de trabajo en la profesión, la mitad de ellos el año pasado.

“Es la situación más grave que ha vivido la profesión en las últimas décadas”, declaró la presidenta de la FAPE, Elsa González. A su juicio, el principal problema es que a la crisis económica se ha sumado “una crisis del modelo productivo porque la tecnología ha variado la situación del sector”.

Por su parte los responsables de medios del Obispado de León enviaron un mensaje de felicitación a todos los profesionales. En el mensaje, afirman, esta jornada “pone de manifiesto el papel central que desempeñan los informadores a la hora de conformar el espacio público democrático, mediante la difusión de información veraz y contrastada, y a la hora de proyectar hacia la opinión pública los acontecimientos eclesiales, desde una perspectiva objetiva y respetuosa”.

Sin embargo, desde los organismos diocesanos relacionados con los medios, “se observan con inquietud los efectos que la situación de crisis está provocando en las plantillas de profesionales de la información de los distintos medios de comunicación, que han visto cómo se están perdiendo efectivos y cómo se están precarizando las condiciones laborales, en una dinámica que puede suponer pérdida en la calidad de la información y erosión al derecho a la libertad de información”.

Frente a esta situación, el Obispado de León “considera fundamental que sea reconocida la profesionalización de los periodistas y así se garanticen unas condiciones de trabajo dignas que salvaguarden su formación y su independencia, para un fructífero ejercicio profesional que asegure una información de calidad, a la vez que se desea se integre en su trabajo la visión humanista y, en su caso cristiana, que proyecte el mensaje evangélico hacia el espacio público de la sociedad leonesa al que la Iglesia quiere seguir aportando su visión liberadora y su testimonio comunitario de acogida y fraternidad sin discriminación alguna”.

Así mismo, el vicario general de la Archidiócesis de Valencia, Vicente Fontestad, presidió este martes, en la capilla del Palacio Arzobispal una misa por los profesionales valencianos vinculados a los medios de comunicación fallecidos en el último año. En la eucaristía concelebraron también varios sacerdotes periodistas.

El departamento de Medios de Comunicación de archidiócesis de Valencia de Venezuela, saludó a los periodistas, mediante un comunicado firmado por el presbítero Miguel Romero, en el que afirma: “La tarea de llevar el mensaje a través de diversos canales de comunicación es cada día más exigente y llena de retos y dificultades, como lo es también apremiante y urgente una nueva Evangelización de la cultura, de nuestro entorno, fundamentada en los valores cristianos y sobre todo en una cultura de la vida y en ello los que trabajamos en los diversos medios de comunicación tenemos un gran desafío”.

Por Nieves San Martín