Los religiosos españoles abordan su futuro con optimismo

Finaliza la VII Asamblea de Superiores y Superioras Mayores

| 439 hits

MADRID, 17 nov (ZENIT.org).- De acuerdo con los últimos datos facilitados por el Departamento de Estadística de la Confederación Española de Religiosos (Confer), en España hay 50.842 religiosas y 16.621 religiosos, que pertenecen a alguna de las 291 congregaciones femeninas y 100 masculinas presentes.



Su presidente, Jesús Mª Lecea, señaló, en la apertura de la VII Asamblea de Superiores y Superioras Mayores --celebrada esta semana en Madrid--, que los religiosos «conectan con las ansias, los gozos, las pruebas y las esperanzas de los hombres y mujeres de nuestro tiempo» cuando manifiestan con su forma de vivir y actuar «la experiencia de la gratuidad, la belleza y la ternura de Dios».

Ante cerca de 400 superiores y superioras provinciales de las congregaciones femeninas y masculinas de España, Lecea justificó que esta actitud no supone «estar en las nubes» sino «pisar tierra», pues «nuestro empeño no nos separa de las preocupaciones de los hombres y mujeres de hoy y del ajetreo del mundo actual», y exhortó a dejar a «estar a la altura de las circunstancias y responder a necesidades reales».

Al referirse a la vida religiosa europea, Lecea --también presidente de la Unión de Conferencias Europeas de Superiores Mayores (UCESM)--, comentó que los religiosos están llamados a «aportar ‘alma’ al proyecto de la nueva Europa, con todo lo que ello implica de experiencia espiritual, humanismo, comunión que posibilite una casa común para todos con iguales derechos y deberes, servicio a los más desprovistos y desprotegidos, diálogo intercultural e interreligioso».

A las jornadas asistió el nuncio de Su Santidad, Manuel Monteiro de Castro, quien señaló que la vida consagrada «sólo tiene sentido si mira hacia delante» desde «la delicada fidelidad de cada instituto al espíritu fundacional» pero «volcada a dar esperanza y alegría a los hombres y mujeres de hoy».

El nuncio comentó que «resulta paradójico que, en un mundo donde con tanta fuerza se manifiesta el poder del mal, donde hay tantas injusticias, odios y guerra», los religiosos quieran ser «testigos de la belleza de un Dios Padre que ama a cada ser humano y ha creado el mundo para ser alabanza de su gloria».

Ante la tentación del desánimo, Monteiro animó a los religiosos a «superar las inevitables dificultades del camino», y aclaró que la alegría de los religiosos no es «pueril y pasajera» sino profunda y verdadera, pues «aún en medio de las dificultades y sufrimientos saben descubrir el rostro amable de Dios».

Al mismo tiempo, pidió que los hombres y mujeres llamados a seguir radicalmente a Cristo por el camino de la perfección evangélica enseñen al hombre de hoy el camino de Cristo.

Del mismo modo, los presentes en las jornadas escucharon las cuestiones sobre la vida religiosa realizadas por el obispo de Guadalajara, José Sánchez; Mª Fe Ramos, teóloga; Manuel Sardinero, párroco de San Pedro Apóstol (Madrid); y Pedro León y Francia, presidente del Foro de Laicos.

Sánchez manifestó que la Iglesia necesita la presencia de los religiosos, al tiempo que reclamó la radicalidad evangélica «frente a la cultura "light", las medias tintas, ambigüedades y camuflajes», porque de ellas «depende la revitalización, la renovación, la reforma de vuestras familias religiosas y de la sociedad».

El obispo de Guadalajara solicitó la gratuidad de los religiosos como «una profecía y un testimonio que el mundo necesita», y les animó a encarar sus dificultades «desde la confianza y desde la fe», porque así demostrarán que son «hombres y mujeres de fe, que ponen sus manos samaritanas en las heridas de sus hermanos y las levantan implorando la misericordia divina».

Finalmente, la asamblea aprobó la creación de una agencia de noticias que se ocupará de todo lo referente a la labor de los miles de religiosos y religiosas españoles en cuestiones de educación, cultura y acción social. Su responsable será el franciscano Luis Esteban Larra, quien en la actualidad es el responsable de medios de comunicación de Confer y dirige el espacio «La linterna de la vida religiosa», que emite la cadena Cope.