Manifestantes piden que Gran Bretaña defienda a los cristianos en Pakistán

Petición entregada en Downing Street por una delegación ecuménica

| 1213 hits

ROMA, martes 5 de julio de 2011 (ZENIT.org).- Más de 6.000 firmas han sido entregadas el pasado sábado en Londres, en el número 10 de Downing Street, sede del primer ministro británico, para pedir que el Reino Unido actúe de un modo más decidido para defender a los cristianos y a las demás minorías en Pakistán.

Las peticiones fueron presentadas por una delegación ecuménica en la que también ha participado Neville Kyrke-Smith, director para el Reino Unido de la asociación caritativa internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), que trabaja a favor de los cristianos perseguidos y sufrientes.

La visita a la residencia del primer ministro fue continuada por una marcha de protesta de dos millas, para hacer pública la violación de los derechos humanos en Pakistán.

Sea la manifestación que las peticiones han pedido protección para los cristianos y otras minorías, a destacar las difundidas críticas a la ley pakistaní sobre la blasfemia, que impone penas incluso de muerte o de cadena perpetua por ofensas contra el Islam.

Las autoridades pakistaníes han sido duramente criticadas por la falta de acción frente a los muchos abusos de esta ley.

En los primeros meses de este año, el gobernador del Punjab, Salman Taseer y el ministro federal para las minorías, Shahbaz Bhatti, fueron asesinados después de haber criticado la ley sobre la blasfemia y la violencia vinculada a ella.

En el evento londinense de este sábado, durante el que se rindió tributo a Shahbaz Bhatti, participaron también representantes sikh, hindúes y musulmanes.

“Ayudadnos a cambiar la blasfema ley sobre la blasfemia, que lleva a asesinatos”, dijo Neville Kyrke-Smith hablando fuera de Downing Street.

“Pedimos al gobierno de David Cameron que asegure que los derechos religiosos se incluyan en todas las discusiones con los demás países”, añadió.

Sus palabras llegan después de que el gobierno británico haya sido criticado en marzo, por los planes de aumentar la ayuda británica a Pakistán a pesar del aumento de las violaciones de los derechos humanos, sobre todo contra las minorías.

En la marcha del sábado participaron más de 300 personas, que iniciaron con un servicio de oración y algún discurso fuera del Alto Comisionado para Pakistán en Lowndes Square, donde se entregó una copia de las peticiones.

El cardenal Keith O'Brien, arzobispo de St. Andrews y Edimburgo, firmó la petición de AIN, además de otras 2.000 personas que han suscrito la petición de una reforma de la ley sobre la blasfemia y un refuerzo del derecho.

Otras 4.500 personas han firmado la petición de la British Pakistani Christian Association, pidiendo la liberación de Asia Bibi, encarcelada por acusaciones relacionadas con la ley en cuestión.

“El gobierno de Pakistán debe darse cuenta de los tremendos abusos contra los derechos humanos sucedidos en su país”, dijo Wilson Chwdhry, líder de la British Pakistani Christian Association.

El imán Taj Hargey, del Centro Educativo Musulmán de Oxford, condenó, por su parte, a los extremistas pakistaníes que cometen actos violentos en nombre de la ley sobre la blasfemia.

“La gente que comete actos violentos de este tipo difama mi fe y la desacredita”, añadió. “Apoya todo a lo que yo me opongo”.

“La ley sobre la blasfemia es una ley mala”, declaró el obispo Nazir Alí. “Ha destruido la reputación de Pakistán en la comunidad internacional”.

Ayuda a la Iglesia Necesitada continúa recogiendo firmas para reformar la ley. Para más información: www.acnuk.org/petition