Mapamundi estadounidense de la persecución religiosa

Informe anual de la Secretaría de Estado

| 1658 hits

ROMA, domingo, 5 octubre 2008 (ZENIT.org).- Muchas personas sufren todavía persecución religiosa, según el informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos. Condoleeza Rice, Secretaria de Estado, presentaba al público el 19 de septiembre el Informe Anual 2008 sobre Libertad Religiosa Internacional.

El informe, que cubre un periodo de 12 meses hasta el 20 de junio de 2008, comenzaba observando en su introducción que este año marca el 60 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Para Estados Unidos es también el décimo aniversario de la Ley de Libertad Religiosa Internacional, una ley que trajo consigo una mayor atención a la libertad religiosa por parte del gobierno de Estados Unidos.

La publicación del informe ha tenido lugar en un momento en el que ha atraído una amplia atención la falta de libertad religiosa en algunos países. China es un país que está en las noticias y, según el Departamento de Estado, la represión de la libertad religiosa por parte del gobierno se ha intensificado en algunas regiones, incluyendo en la zona tibetana y en la región autónoma de Xinjiang Uighur (XUAR).

El informe también observaba que los grupos religiosos protestantes en Pekín sufrieron un acoso intensificado de las autoridades del gobierno de cara a los Juegos Olímpicos del verano de 2008.

El clero católico "clandestino" también sufrió la represión, observaba el informe, en gran parte debido a su lealtad confesada al Vaticano. Asimismo, las autoridades de Shanghai pusieron medidas para prevenir que los peregrinos católicos visitaran el Santuario Mariano de Sheshan durante el me de mayo.

La Asociación Católica Patriótica informa que 5,3 millones de personas asisten a sus iglesias. Pero según el informe, se estima que hay unos 12 millones o más de personas que asisten a iglesias católicas no registradas que no están afiliadas a la asociación del gobierno.

Rezar por el Papa

Aunque sigue habiendo conflictos entre el gobierno chino y el Vaticano, especialmente sobre el nombramiento de obispos, el informe comentaba que la distinción entre la Asociación Católica Patriótica y la Iglesia católica no registrada se he hecho con el tiempo menos clara. En algunas iglesias católicas oficiales, los clérigos dirigen oraciones por el Papa, y se muestran imágenes del Papa, observaba el informe.

Las autoridades chinas también restringen la religión a través de restricciones sobre la financiación y el clero, explicaba el informe. Aunque el gobierno ha autorizado la financiación para construir nuevos lugares de culto para las denominaciones registradas, el número de templos, iglesias y mezquita no ha ido a la par con el crecimiento en el número de fieles.

Además, en general, hay una grave escasez de clero preparado tanto para los grupos religiosos registrados como para los que no lo están.

La India es otro país donde la persecución religiosa ha llenado los titulares en las últimas semanas y el informe del Departamento de Estado contiene amplia información sobre la situación.

Algunos gobiernos de los estados indios han implantado y enmendado leyes "anticonversión". Además, la policía y las agencias de refuerzo no suelen actuar con rapidez y con efectividad para contener los ataques comunales, incluyendo los ataques contra las minorías religiosas.

Extremistas

El informe reconoce que la gran mayoría de las personas de grupos religiosos de la India viven en coexistencia pacífica. Al mismo tiempo reconoce la existencia de episodios de grave conflicto.

Aunque el sistema legal proporciona remedio para las violaciones de la libertad religiosa, no se ha puesto en práctica con rigurosidad y eficacia en muchos casos relacionados con la violencia de orientación religiosa, observaba el informe.

En consecuencia, a pesar de los esfuerzos del gobierno por consolidar la armonía comunitaria, algunos extremistas siguen viendo la investigación y persecución ineficaz de los ataques a los minarías, especialmente a nivel estatal y local, como signo de que pueden cometer dicha violencia con impunidad, indica el informe.

Los extremistas hindúes atacaron a los aldeanos cristianos y a las iglesias en el distrito de Kandhamal durante las pasadas navidades. Aproximadamente 100 iglesias e instituciones cristianas fueron dañadas, 700 hogares cristianos fueron destruidos haciendo que los aldeanos huyeran a los bosques próximos, y 22 establecimientos pertenecientes a cristianos fueron dañados.

El informe también observaba que, según algunas ONGs, la violencia comunitaria contra las minorías religiosas es parte de una agenda nacionalista más amplia y se corresponde con el devenir político electoral de cada estado.

Según el censo del gobierno para el 2001, los hindúes constituyen el 80,5% de la población, los musulmanes el 13,4%, los cristianos el 2,3%, los sijs el 1,8%, y los demás, que incluyen budistas, jaimistas, parsis (seguidores de Zoroastro), judíos, y wahabitas, el 1,1%.

El informe comentaba que las autoridades locales arrestaron a numerosos cristianos bajo las leyes "anti-conversión", alegando que estaban implicados en conversiones por la fuerza, la lisonja o el fraude.

Las organizaciones nacionalistas hindúes han alegado con frecuencia que los misioneros cristianos engañan a los hindúes de las castas inferiores con ofertas de educación y cuidados sanitarios gratuitos; ellos equiparan tales acciones con las conversiones forzadas.

Según el informe, los cristianos respondieron diciendo que los hindúes de las castas inferiores se han convertido por su propia y libre voluntad y que los esfuerzos de los grupos hindúes por "reconvertir" a estos nuevos cristianos al hinduismo van acompañados de ofertas de remuneración y son así fraudulentos.

Algunas mejoras

Vietnam es otro país donde los reportajes de prensa han puesto de relieve problemas por la falta de libertad religiosa. Sin embargo, según el informe del Departamento de Estado, el respeto por la libertad y práctica religiosa ha seguido mejorando durante el último año.

Según el Departamento de Estado, la Iglesia católica, las diversas congregaciones protestantes, y otros grupos religiosos más pequeños informaron que ha mejorado su capacidad para reunirse y dedicarse al culto. La Iglesia católica informó que el gobierno ha aprobado el establecimiento de un seminario católico más.

El informe citaba estimaciones que sugieren que más de la mitad de la población es al menos nominalmente budista. La Iglesia católica cuenta con un 8%-10% de la población. Se estima que hay 8 millones de católicos en el país, según el Departamento de Estado, aunque las estadísticas del gobierno ponen el número en 5,9 millones.

La Iglesia católica cuenta con 7 seminarios, con más de 1.000 estudiantes, así como con un programa especial de formación para los estudiantes "mayores". No obstante, el informe comentaba que las autoridades locales deben aprobar los estudiantes que ingresan en el seminario y, de nuevo, dar su aprobación antes de ser ordenados sacerdotes.

Por otra parte, añadía el informe, la Iglesia considera que el número de seminaristas sigue siendo insuficiente para apoyar el crecimiento de la población católica y ha indicado que le gustaría abrir más seminarios y acoger a nuevos estudiantes con más frecuencia.

Continúan las restricciones

En los últimos días, los numerosos informes de conflictos entre la Iglesia católica y el gobierno vietnamita, relativos a la confiscación de terrenos por las autoridades, han llevado a una intervención de la Comisión para Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos.

Un comunicado de prensa el 24 de septiembre de la Comisión para la Libertad Religiosa Internacional "diverge respetuosamente con la decisión del Departamento de Estado de quitar Vietnam de su lista de ‘Países de Preocupación Particular' del 2006".

"Vietnam sigue demostrando una inquietante indiferencia hacia los derechos humanos fundamentales, con violencia policial contra los manifestantes de las vigilias pacíficas en las propiedad que antiguamente pertenecían a la Iglesia católica de Vietnam, con el encarcelamiento y el arresto domiciliario de numerosos defensores de la libertad religiosa", observaba la nota de prensa.

Continuaba describiendo cómo las vigilias pacíficas organizadas por los católicos para protestar contra la confiscación de las propiedades de la Iglesia han dado como resultado el arresto de numerosos manifestantes e incluso el uso de la fuerza física por parte de la policía.

"La Comisión pide que Vietnam vuelva a calificarse como uno de los peores violadores de la libertad religiosa en el mundo por sus continuadas violaciones sistemáticas y notorias de la libertad religiosas y de otros derechos humanos", concluía la declaración.

Como el cardenal Oswald Gracias de la India acaba de repetir en los últimos días, "la libertad religiosa es la primera de las libertades". Estos episodios recientes de persecución religiosa proporcionan un recuerdo gráfico de la necesidad de seguir presionando a los gobiernos para garantizar la libertad de religión.

Por el padre John Flynn, L. C., traducción de Justo Amado