Marcha en defensa del Derecho a la Vida en Uruguay

Con el lema “Porque cada vida importa”  

| 2102 hits

MONTEVIDEO, miércoles, 25 noviembre 2009 (ZENIT.org).- A pocos días de la segunda vuelta electoral que definirá los cargos de presidente y vicepresidente en Uruguay, tuvo lugar este lunes, en la principal avenida de Montevideo, una Marcha en defensa del Derecho a la Vida, organizada por la Mesa Coordinadora Nacional por la Vida.

El motivo de la misma, según expresan en un comunicado los organizadores, fue “manifestar la oposición a toda legalización del aborto en el Uruguay, en defensa clara del derecho a la vida de todo ser humano desde la concepción hasta la muerte natural”.

Bajo el lema “Porque cada vida importa”, y abriendo la marcha con un cartel que decía “El 29 elige al presidente que respete el derecho a la vida, como vos”, aludieron al balotaje que este domingo enfrentará a la fórmula de Lacalle-Larrañaga, por el Partido Nacional, que ha prometido vetar una ley de aborto si es votada en el Parlamento, y la de Mujica-Astori, del Frente Amplio, que en recientes declaraciones ha prometido lo contrario, promulgarla.

Los participantes se congregaron este lunes 23 de noviembre en la explanada de la Universidad de la República en 18 de Julio, para luego marchar por esa principal avenida hasta la plaza Libertad, en la que se leyó la proclama.

Concurrieron al acto representantes políticos de diversos sectores favorables al derecho de todo ser humano a la vida.

Carlos Iafigliola, cofundador e integrante de la Mesa, hizo un discurso ante la Universidad en el que planteó que la alternativa en el balotaje se presentaba clara para los que valoran y reconocen ese derecho fundamental.

Elogió al presidente de la República Tabaré Vázquez, por su coherencia y valor, al ejercer sus facultades constitucionales y emitir el veto a la ley de aborto, sin medir los costes políticos. Asimismo citó frases extraídas de la excelente fundamentación del Veto. A continuación aclaró que “esta vez Vázquez no juega el partido”.

“La Mesa ha decidido acompañar a los candidatos favorables a la vida humana”, dijo.


Respondió a críticas recientes sobre el carácter “político” del acto de la Mesa, diciendo que todo ciudadano y toda organización social o religiosa tiene derecho, en una democracia, a expresar su opinión sobre los temas del país, especialmente sobre un tema tan básico y fundamental como el derecho a la vida.

Aclaró que la Mesa es una organización apartidaria y aconfesional.

“Muchos dicen que le estamos haciendo el mandado a alguna fuerza política” agregó. “En realidad, sí, le estamos haciendo el mandado, ¡pero a favor de a los niños por nacer en el Uruguay!".

Señaló que el compromiso de la organización con la defensa del derecho a la vida ya tiene años y es conocido por toda la población.

“En cambio –continuó--, muchos, no todos, pero muchos de los que votaron a favor de la ley de aborto le hicieron el mandado a seis feministas de género, y a organizaciones internacionales”.

Integrantes de la Mesa manifestaron que es necesaria una auténtica solidaridad con la mujer que la ayude a traer a su hijo al mundo y se pronunciaron a favor del proyecto de ley de ayuda a la mujer embarazada que está actualmente en el Parlamento.

“El aborto destruye dos vidas: la del hijo o hija, que es inevitablemente muerto, y la de la madre, que queda destrozada”, señaló María José del Campo.

Se estima que asistieron a la marcha unas tres mil personas. Recorrieron 18 de Julio entonando cánticos como “Opa, opa, la vida no se toca”, “Se siente, se siente, la vida está presente”, y “La vida se mueve, camino al 29”. Fue muy tocante también el grito “Uruguay, Uruguay”, que los manifestantes hicieron resonar a lo largo de la principal avenida.

Al llegar a la Plaza Libertad y concentrarse la concurrencia, se leyó una proclama en la que se reafimaron los conceptos expuestos en el discurso ante la Universidad.

Allí se dijo que “el derecho a vivir es un tema decisivo a la hora de votar”, que “nada puede compensar, en un programa político, el atentado contra el derecho a la vida”, y también que “ninguna mejora, reforma o beneficio social se puede comprar con la sangre de los inocentes”.

Se exhortó por tanto a votar a “a favor del derecho a vivir para todos”, “a favor del respeto a los derechos humanos” y “a favor de la vida humana”.

Fuentes vinculadas a la organización informaron que marchas de características similares se realizaron o se realizan en estos días en varias ciudades del interior, estando confirmadas en Salto, Paysandú, Rivera, Durazno, Tacuarembó y Carmelo.