Marcha en Jordania pidiendo la liberación de los dos obispos secuestrados en Siria

Comunicado de los obispos y representantes de las Iglesias

Roma, (Zenit.org) Redacción | 759 hits

Obispos y representantes de las Iglesias en Jordania hicieron público ayer un comunicado en relación a los dos obispos secuestrados en Alepo, Siria. Se trata de los obispos ortodoxos son Paul Yaziji, metropolita de Alepo de los greco-ortodoxos y Youhanna Ibrahim, metropolita de los siríaco-ortodoxos, que fueron secuestrados el 22 de abril pasado.

A este respecto el comunicado informa de que este martes 21 de mayo, pasado más de un mes del secuestro de los dos obispos, así como de otros sacerdotes secuestrados en Siria, los obispos y representantes de las Iglesias en el reino hachemita de Jordania, “convocaron una marcha silenciosa con velas para declarar su condena del secuestro y en especial que tuviera lugar durante el tiempo de Pascua”.

Los jefes de las Iglesias en Jordania creen –sigue el comunicado- “que el secuestro de sus excelencias, es inaceptable, despierta preocupación no sólo sobre sus vidas, que son tan sagradas como la santidad del Creador Todopoderoso, sino sobre la moral del pueblo sirio, especialmente aquellos de las parroquias que los dos obispos representan y guían en el camino de la fe y la buena ciudadanía”.

El comunicado afirma que los obispos Paul Yaziji y Yohanna Ibrahim “son conocidos por su amplio conocimiento, apreciada ciudadanía y liderazgo espiritual moderado. Son autores de muchos libros, donde creyentes e intelectuales por igual encuentran riqueza espiritual e intelectual. Por ello, su secuestro se ha llevado a dos de las más importantes figuras árabes cristianas de nuestro tiempo”.

Los obispos y representantes de la Iglesias en Jordania expresan su esperanza de que “esta marcha silenciosa, las oraciones y los llamamientos ablanden los corazones y devuelvan inmediatamente a los estimados obispos”. Así mismo expresan su solidaridad con el Patriarcado Greco-ortodoxo de Antioquía y la Iglesia siríaco-ortodoxa y piden oraciones por las dos Iglesias hermanas y por todas las Iglesias del mundo, “cuyos líderes no han dejado de llamar a toda la gente de conciencia y buena voluntad en colaboración con las autoridades para la liberación de los dos estimados obispos”.

Los firmantes del comunicado reconocen “la delicada situación actual en la región árabe y piden a Dios que restaure la tranquilidad y la estabilidad a la querida Siria”. Hacen un llamamiento “al respeto de los Santos Lugares en Palestina, especialmente en Jerusalén oriental” y esperan “que estos días animen la solidaridad fraterna y la unidad nacional entre los seguidores del islam y del cristianismo en Jordania y en otros países de Medio Oriente”.