María sigue seduciendo a poetas

La Pontificia y Real Academia Mariana de Lérida concede sus premios literarios anuales

| 997 hits

LÉRIDA, lunes, 27 septiembre 2004 (ZENIT.org).- La Pontificia y Real Academia Bibliográfica de Lérida, fundada en 1862, ha emitido el fallo del «Certamen Literario en Honor de la Virgen de Carrassumada», venerada en Torres de Segre, del obispado catalán de Lérida.



En total ha concedido dos premios de prosa, uno de dibujo y diez de poesía.

Este certamen mariano, dividido entre prosa y poesía, es el único en el mundo dedicado a María que tiene la forma de los Juegos Florales. Los premios están divididos en dos categorías: dotación económica o colección de monedas de plata de los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980.

Los Juegos Florales son una composición poética de origen medieval vinculada a los trovadores provenzales u occitanos.

Según explica a Zenit el poeta y escritor Antoni Puigverd, «los Juegos Florales se recuperan en el 1859 durante la Renaixença Catalana, que exaltaba tres ejes: patria, fe y amor. Los poemas galardonados recibían tres premios o flores: Flor natural (poema amoroso), Viola (poema religioso) y Englantina (poema patriótico)».

La Academia Mariana de Lérida aplica los Juegos Florales solamente en honor a María.

El ganador del premio Flor Natural ha sido Juan Luis Salinas Sánchez, de Lérida, con una poesía a la Virgen de Carrassumada. El mismo autor se ha llevado el galardón a la mejor poesía que cante a la Virgen en general.

Los otros premios de poesía han sido fallados mayoritariamente a personas catalanas, con la excepción de Lázaro Domínguez Gallego, de El Ferrol, que ha ganado con un tema mariano libre en castellano.

La Academia ha otorgado el Premio Extraordinario de la Academia Mariana a la periodista Miriam Díez Bosch, de Roma, por su composición a María bajo el lema «12 de septiembre».

El ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, será el mantenedor del Certamen Literario y pronunciará un discurso el próximo domingo 3 de octubre en el Auditorio Enric Granados de la capital ilerdense durante la entrega de los premios.

La Academia Bibliográfico-Mariana de Lérida es una de las cinco academias marianas pontificas del mundo (tres más están en Roma y otra en Quito) y la segunda más antigua.

El edificio que acoge la Academia custodia el oratorio de la patrona de la ciudad, la Virgen Blanca. Las obras en curso del complejo de la Academia Mariana contemplan una nueva Casa de la Iglesia y Casa de Ejercicios, así como diez mil metros cuadrados de edificios, capillas, salones de actos, despachos, teatro, cine, claustro, jardines y biblioteca.

La Academia Marina contiene 300 metros de frescos con toda la vida de la Virgen. Según ha contado a Zenit su director, el sacerdote Salvador Gené, «se trata de una pintura única en el mundo por la técnica y el tema tratado».