Mark Guscin: La Sábana Santa no es una falsificación medieval

Habla el investigador del Centro Español de Sindonología

| 951 hits

VALENCIA, 29 abril 2003 (ZENIT.org).- La Sábana Santa de Turín no puede ser una falsificación medieval, afirma Mark Guscin, licenciado en Lenguas clásicas y Master en Latín Medieval por la Victoria University de Manchester, miembro del EDICES (Equipo de Investigación del Centro Español de Sindonología).



El próximo sábado tres de mayo, durante la primera convención del Centro Español de Sindonología, dará una ponencia sobre los últimos hallazgos de una investigación realizada por él en el Monte Athos, que establecerían que la Síndone sería la Imagen de Edesa, conocida desde antes del siglo X, y por tanto, nunca hubiera podido tratarse de una falsificación medieval del siglo XIV.

--Usted ha realizado una investigación para el Centro Español de Sindonología en el Monte Athos relacionado con la Sábana Santa. ¿Puede explicar exactamente en qué ha consistido?

--Mark Guscin: La historia de la Síndone (prefiero este nombre al de Sábana Santa, porque no es una sábana y llamarla "santa" es un juicio que no comparte todo el mundo, mientras que la Síndone existe como objeto independientemente de cualquier creencia o juicio) es una historia muy polémica. La única teoría sostenible de la historia temprana del lienzo es que antes del saqueo de la capital bizantina en 1204, por parte de la cuarta cruzada, estuvo en Constantinopla y antes del año 945 en la ciudad de Edesa (hoy Sanli Urfa en Turquía), conocida bajo el nombre de la Imagen de Edesa, o Imagen no Hecha por Manos Humanas. La Imagen de Edesa se conocía en principio como una imagen del rostro de Jesús, pero están saliendo a la luz textos que afirman que de hecho era la imagen de un cuerpo crucificado. Mi misión en Athos fue la de buscar más textos que pudieran relacionar la Síndone con la Imagen de Edesa. Encontré manuscritos y textos desconocidos, sin publicar, que afirman que la Imagen de Edesa era la imagen de un cuerpo entero crucificado, con manchas de sangre, identificándola con la Síndone.

--Ese hallazgo (la vinculación del lienzo de Edesa con la Sindone de Turín), ¿puede considerarse como «el eslabón perdido» que faltaba en la investigación sobre la autenticidad de la Sábana Santa?

--Mark Guscin: Es un hallazgo sin duda importante, pero científicamente no autentifica la Síndone. Lo que sí hace es establecer que el lienzo existe desde hace dos mil años, un paso muy importante pero no definitivo. Si históricamente no se puede demostrar que la Síndone puede tener dos mil años, las otras pruebas no sirven para mucho.

--¿Puede considerarse definitivamente, con los resultados aportados, que la famosa datación con carbono 14 que situaba la Sindone como una creación de la Edad Media es errónea?

--Mark Guscin: La datación fue errónea desde el día en que se llevó cabo, aunque los resultados hubieran dado una edad de dos mil años. Los fallos científicos en la datación fueron clamorosos y han sido bien descritos en muchas publicaciones. Un dato que apenas se sabe en España es que el científico americano que inventó el método utilizado para la datación (AMS), Harry Gove, y quien juró en su momento que la Síndone era medieval, ha dicho públicamente en un documental («In Pursuit of the Shroud», 1998) que la datación y el resultado no valen, debido a los descubrimientos que se han hecho desde 1988. No afirma que la Síndone es auténtica, simplemente que el resultado del C14 no es fiable.

--¿Por qué cree que la Síndone, el Sudario de Oviedo, etc. atraen tanto la atención de la opinión pública, y de manera tan controvertida?

--Mark Guscin: Son polémicos simplemente porque pueden tener que ver con Jesús de Nazaret y por lo tanto exigen una respuesta. Si uno considera que son reliquias genuinas, auténticas, entonces estamos físicamente delante de la sangre derramada de Cristo, las telas que cubrieron su cadáver tras la crucifixión. Esto por un lado. Por otro, menos espiritual pero igualmente fascinante, nadie ha podido explicar cómo se formó la imagen de la Síndone, por lo tanto el misterio científico (creencias aparte) es muy profundo. En España e Italia, la Síndone suele atraer a la gente creyente, pero curiosamente en el Reino Unido y en EEUU, hay muchos agnósticos, ateos y judíos muy involucrados en el trabajo de investigación. No pretendo decir con esto que en España los investigadores creen en la autenticidad porque sí. Cuando trabaja el Equipo de Investigación del CES, lo primero que hacemos es dejar las creencias en la puerta. Si no fuera así, los resultados no serían científicos, y puedo asegurar que los estudios son muy serios.

--El Simposio del CES en Valencia, según sus organizadores, ha levantado gran expectación, y lo que iba a ser una celebración de su quince aniversario ha pasado a ser un simposio de mayor envergadura, ¿a qué cree que se debe?

--Mark Guscin: El interés en el misterio tanto cristiano como científico explicado brevemente en las otras respuestas. Es un tema muy serio y la gente quiere saber más.