Más de un millón de dólares de la Iglesia italiana para el pueblo afgano

Gestionado por Caritas, Santa Sede y otros organismos que actúan en el país

| 611 hits

ROMA, 23 dic 2001 (ZENIT.org).- La Conferencia Episcopal italiana (CEI) ha destinado 1,4 millones de dólares, procedentes de los fondos de la declaración de la renta que los italianos destinan a la Iglesia, a la ayuda a la población de Afganistán “probada por años de régimen opresor y por las consecuencias del conflicto actual para derrotar la plaga del terrorismo”.



Acogiendo la invitación del Santo Padre a acompañar la oración y el ayuno para invocar el don precioso de la paz con gestos congretos de solidaridad y fraternidad, la CEI ha confiado a la Caritas italiana la gestión de los fondos, en colaboración con las estructuras caritativas de la Santa Sede y los organismos internacionales que ya actúan en Afganistán.

“De la oración y de la caridad, que en este periodo natalicio encuentran su fuente primaria en el encuentro con el Verbo hecho carne –afirma el comunicado de la presidencia de la CEI--, debe surgir en cada uno un renovado compromiso por hacer crecer la solidaridad y la justicia, presupuestos indispensables para garantizar el desarrollo de la paz y de la concordia entre las personas y entre los pueblos”.

La CEI invita a todos a vivir las próximas citas de Navidad, de la Marcha por la Paz, que se celebrará en Locri (Italia) el 31 de diciembre, de la Jornada Mundial de la Paz, que se celebrará el 1 de enero de 2002, y del encuentro de oración que se celebrará en Asís el 24 de enero, “como ocasiones providenciales para invocar al Dios de la paz, para reafirmar los vínculos de fraternidad y para ofrecer nuevos signos de caridad”.

En modo especial, tras haberse adherido a la jornada de ayuno del 14 de diciembre, las diócesis –recuerda la presidencia de la CEI- se disponen a vivir con intensidad, según las indicaciones del Santo Padre, las iniciativas diocesanas de peregrinación y oración, programada esta última para la tarde del 23 de enero de 2002. Especial significado tendrá a nivel nacional la vigilia que se celebrará en la Basílica de Santa María de los Angeles de Asís.