Más de un millón de niños son víctimas de la trata infantil

Con la campaña ''No estoy en venta'', Misiones Salesianas denuncia una realidad invisible

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 915 hits

“Mi abuela me vendió a una familia para que trabajara en el servicio doméstico. La dueña de la casa me pegaba, me quemaba con agua hirviendo, me hacía cortes con cuchillos”, es el relato de Kawi. Un joven de Benín que fue víctima del tráfico infantil. Hoy, Kawi tiene 15 años y vive en el centro Don Bosco en Porto Novo. Allí está aprendiendo a leer y a escribir y, por las tardes, acude a clases donde le enseñan un oficio. “Mi futuro está cambiando”, añade orgulloso el adolescente.

Más de un millón de niños son víctimas de la trata infantil en el mundo. Sólo en la región del África Occidental, más de 300.000 niños, niñas y jóvenes son vendidos y caen en manos de mafias que los venden para trabajar en el servicio doméstico, en el campo, en las minas, en los mercados o en burdeles. Los países de la zona (Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Gabón, Malí, Nigeria, Senegal, Sierra Leona y Togo) han firmado los convenios internacionales que protegen a los menores. Sin embargo, los Estados no dedican los suficientes recursos.

Por 50€, incluso menos, se puede comprar a un niño. A veces, son las mafias las que compran a los niños a las familias y les dicen que van a tener una vida mejor, que irán a la escuela, ganarán dinero… Otras van directamente a los niños que ven una manera de salir de la miseria. La pobreza, la demanda de mano de obra barata, la desestructuración familiar, los conflictos, la tradición o la desigualdad de género son causas de esta terrible lacra a la que los misioneros salesianos se enfrentan cada día. “Casas de Acogida, observatorios en las fronteras, unidades móviles, teléfonos de atención al menor, incidencia en las políticas públicas, trabajo de reinserción y con las familias… son acciones que los misioneros llevan a cabo en estos países”, explica Patricia Rodríguez, del Área de Proyectos de Misiones Salesianas.

Con la campaña “No estoy en venta”, Misiones Salesianas quiere denunciar una realidad invisible y recordar que más de 9 millones de niños en el mundo son víctimas de la esclavitud. La campaña “No estoy en venta” se enmarca dentro de las acciones preparadas para el Día Contra el Trabajo Infantil, que se conmemora el próximo 12 de junio.