Más santos y menos corruptos en la Iglesia

Llamado de Francisco en la misa de este lunes

Roma, (Zenit.org) Redacción | 2334 hits

Pecadores, corruptos y santos. Sobre esto ha centrado hoy lunes el papa la homilía de la misa en la Casa Santa Marta. Francisco subrayó que los corruptos hacen mucho daño a la Iglesia porque son adoradores de sí mismos; en cambio los santos hacen mucho bien, son la luz en la Iglesia.

En la misa, concelebrada con el cardenal Angelo Amato, participó un grupo de presbíteros y colaboradores de la Congregación para las Causas de los Santos y un grupo de Caballeros de Su Santidad.

¿Qué pasa cuando queremos llegar a ser los dueños de la viña? El santo padre ha desarrollado su homilía desde el evangelio de hoy, que habla de la parábola de los viñadores malvados, y se ha detenido en "tres modelos de cristianos en la Iglesia: los pecadores, los corruptos y los santos".

De pecador a corrupto

Explicó que de los pecadores no se necesita hablar mucho, porque todos lo somos". Nos conocemos "desde dentro y sabemos lo que es un pecador. Y si uno de nosotros no se siente así, vaya a una visita al médico espiritual", porque "algo está mal".

La parábola, sin embargo, nos habla de otra figura, de los que quieren "tomar posesión de la viña y han perdido la relación con el Dueño de la viña". Un Dueño que "nos ha llamado con amor, nos protege, pero luego nos da la libertad". Estas personas "sienten que son fuertes, se sienten autónomos ante Dios":

"Éstos, lentamente, se mueven en esa autonomía, la autonomía en su relación con Dios: "No necesitamos de aquel Dueño, ¡Que no venga a molestarnos! Y seguimos adelante con esto. ¡Estos son los corruptos! Los que eran pecadores como todos nosotros, pero que han dado un paso hacia adelante, como si se hubieran consolidado en su pecado: ¡no necesitan a Dios! Esto parece, porque en su código genético tienen esta relación con Dios. Y como aquello no se puede negar, hacen un dios especial: ellos mismos son dios. Son corruptos".

Esto, agregó, "es un peligro también para nosotros." En las "comunidades cristianas", prosiguió, los corruptos solo piensan en su propio grupo: "Bien, bien. Es uno de nosotros" --piensan--, pero en realidad , "son para sí mismos":

"Judas comenzó: de pecador avaro terminó en la corrupción. Es un camino peligroso el camino de la autonomía: los corruptos son grandes olvidadizos, han olvidado este amor con que el Señor ha hecho la viña, ¡los hizo a ellos! ¡Han roto con este amor! Y se convierten en adoradores de sí mismos. ¡Cuánto mal hacen los corruptos en la comunidad cristiana! Que el Señor nos libre de transitar por el camino de la corrupción".

Necesidad de santos

El papa habló también de los santos, recordando que hoy es el quincuagésimo aniversario de la muerte del papa Juan XXIII, "un modelo de santidad". En el evangelio de hoy, agregó, los santos son los que "van a buscar el alquiler" de la viña. "Ellos saben lo que les espera, pero tienen que hacerlo y cumplen con su deber":

"Los santos, los que obedecen al Señor, los que adoran al Señor, son los que no han perdido el recuerdo del amor con que el Señor ha hecho la viña. Son los santos en la Iglesia. Y así como los corruptos hacen tanto daño a la Iglesia, los santos hacen tanto bien. De los corruptos, el apóstol Juan dice que son el anticristo, que están en medio de nosotros, pero no son de de los nuestros. De los santos la Palabra de Dios nos habla como de luz, 'los que estarán ante el trono de Dios en adoración'. Pidamos hoy al Señor la gracia de sentirnos pecadores, no pecadores de tipo genérico, sino pecadores por esto, esto y aquello, concreto, como concreto es el pecado. La gracia de no caer en la corrupción: ¡pecadores sí, corruptos no! Y la gracia de ir por el camino de la santidad".

Traducido del italiano por José Antonio Varela V.