Masacre de Cristianos en Nigeria, además del diálogo interreligioso, es necesaria la protección

Entrevista al profesor Introvigne, del Observatorio de la Libertad Religiosa

| 2330 hits

Por H. Sergio Mora

ROMA, viernes 20 julio 2012 (ZENIT.org).- En Nigeria cada domingo quien va a misa no sabe si retornará a su casa. Un país en el cual un reciente sondeo ha indicado que el 70% de la población considera que el diálogo interreligioso es la única salida del problema y por lo tanto rechaza la violencia de los fanáticos.

Para salir de la actual situación son necesarios varios factores: es fundamental el diálogo interreligioso, el adiestramiento de las fuerzas de la policía y del orden, el apoyo en la medida de lo posible a los sectores políticos islámicos no fanáticos, sin excluir la posibilidad de golpear las zonas francas que sirven, como las islas Tortugas, a los piratas.

Lo indicó en la entrevista a ZENIT que les proponemos a continuación, el profesor Massimo Introvigne, sociólogo e historiador, que participó este jueves 19 de julio en la Asociación de la Prensa Extranjera en Roma, junto al ministro de Exteriores de Italia, Giulio Terzi y otras autoridades, en el debate sobre la masacre de los cristianos en Nigeria, promovido por el Observatorio de la Libertad Religiosa del Ministerio de Exteriores de Italia.

¿Cuál es la función del Observatorio de la libertad religiosa?

–Prof. Introvigne: El Observatorio de la Libertad Religiosa, tiene funciones de coordinar iniciativas en diversos niveles.

En primer lugar, debe insistir ante las organizaciones internacionales para que se muevan. Aquí entra la insistencia metódica de la diplomacia italiana para que el problema de los cristianos en Nigeria entre en todas las iniciativas de paz y desarrollo, desde las Naciones Unidas a la Unión Europea.

Los tiempos de las organizaciones internacionales entretanto son siempre largos.

–Prof. Introvigne: De hecho como segundo punto está la colaboración bilateral. Italia ha desarrollado buenos sistemas de seguridad y vigilancia de objetivos sensibles. Ahora en Nigeria lamentablemente entre los objetivos sensibles están las Iglesias cristianas, por lo que ya existen programas para dar formación a los funcionarios administrativos, de las fuerzas del orden, de la policía y guardias de frontera nigerianas.

Por lo tanto sirve el diálogo y la seguridad. ¿Y qué más?

–Prof. Introvigne: El tercer factor es dar apoyo a la política local en la medida de lo posible. Me explico mejor: si bien el diálogo interreligioso es tarea sobre todo de las instituciones religiosas –y sobre esto la Iglesia católica nos da ejemplo de coraje– el diálogo es la verdadera solución al problema. Por lo tanto debe incluir a personas que son referentes del islam político, excluyendo claramente a quienes son violentos o terroristas. A quienes como un dirigente del grupo armado Boko Haram en Nigeria, declaró que para los cristianos hay solamente tres alternativas: morir, convertirse al islam o emigrar. Estos sujetos tienen que ser excluidos del diálogo si bien algunas de las fuerzas del islam político podrían entrar en el mismo.

¿Hay algún otro punto importante?

–Prof. Introvigne: Sí, un cuarto factor es la regionalización del conflicto que es continental, y ve la presencia importante de focos de terrorismo en lugares fuera del control del Estado. Como la mitad de Somalia y el norte de Malí. En los últimos días, tuvimos pruebas de la presencia del Boko Haram nigeriano en la región de Gao, en Malí y en zonas controladas sustancialmente por Al Qaeda, donde van para abastecerse de armas y combustibles.

En este caso el diálogo y la policía pueden hacer poco.

–Prof. Introvigne: Y aquí hay un problema que es necesario resolver incluyendo todas las opciones, incluso la militar que entretanto requiere cautela. Por el momento el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no las autoriza hasta que no sea claro qué tipo de iniciativas militares emplear de las que propone la Comunidad Económica de África oriental (EAC).

Existen países que ven las cosas de otra manera, como Burkina Faso, que querría extender el diálogo también a una de las formaciones fundamentalistas islámicas, mientras Nigeria no lo quiere.

¿Opciones militares que en algunos casos no se excluyen?

–Prof. Introvigne: La opción militar en el caso de Malí no puede ser excluida pues encontramos un territorio que funciona un poco como las islas Tortugas para los piratas. Quien quiera va y abre un cuartel para las armas y el adoctrinamiento.

No por casualidad Nigeria dijo que si hay intervención militar pondría a disposición sus tropas.

¿Cómo evitar la agresión a los cristianos?

–Prof. Introvigne: El diálogo es una de las dos piernas con la que camina la lucha a la persecución de los cristianos. Y es la que tiene más horizonte y decisiva, entretanto visto que cada domingo los cristianos siguen muriendo es necesaria también una intervención de tipo policial.

Italia está ayudando a la formación de las fuerzas del orden?

–Prof. Introvigne: Sí, como iniciativa de carácter bilateral, porque Italia cree que no se deba pasar encima del gobierno nigeriano, que es democrático y amigo, en donde el presidente es cristiano. No es el gobierno quien favorece estas violencia y es víctima de las mismas, entretanto el problema tiene centrales fuera de Nigeria.

¿Existe en Nigeria una mayoría silenciosa que no quiere la violencia?

–Prof. Introvigne: Sí, y querría el diálogo interreligioso. Una encuesta reciente en Nigeria indica que el 70% de la población propone el diálogo interreligioso como la salida del problema. Incluso si no hace noticia y nadie habla de esto.