Masacre en una iglesia copta en el sur de Egipto

Un ataque violento terminó ayer con la vida de seis personas

| 3855 hits

EL CAIRO, jueves 7 de enero de 2010 (ZENIT.org) La noche de navidad, celebrada en una iglesia ortodoxa copta egipcia, terminó en tragedia al morir siete personas, entre ellos un guardia de seguridad musulmán, durante un ataque realizado desde un vehículo.

El ataque ocurrió tras terminar la misa de navidad (la cual, de acuerdo con el calendario de la iglesia ortodoxa copta se celebra la noche del 6 de enero) en la ciudad de Nagaa Hamadi, provincia de Quena, a unos 65 kilómetros de las ruinas de Luxor en Egipto. Los fieles estaban saliendo de la Iglesia Mary Gergis.

Los cristianos residentes en esta localidad habían recibido varias amenazas durante los días previos a la celebración de la Navidad. El obispo de Kirollos, de la diócesis de Nag Hamadi había recibido un mensaje en su teléfono celular que decía: "Ahora es su turno". Debido a esas amenazas dijo que se había visto obligado a terminar la misa de Navidad una hora más temprano.

"Yo no hice nada con él (mensaje). Mis fieles también estuvieron recibiendo amenazas en las calles, y algunos les gritaron: 'no les dejaremos tener festividades'", señaló el obispo de Kirollos, en declaraciones a la agencia AP.

Los cristianos en Egipto, en su mayoría coptos, representan aproximadamente el 10% de la población de este país de mayoría musulmana.

Según informó el Ministerio del Interior egipcio, la causa del ataque fue la venganza por la violación de un cristiano a una niña musulmana el pasado mes de noviembre. Tras este hecho ha habido desórdenes en esta localidad, entre ellos la quema de propiedades de algunos cristianos.

Los cristianos se quejan cada vez más de la discriminación que sufren a causa del fundamentalismo islámico, especialmente en materia laboral debido a que los ciudadanos egipcios deben llevar siempre un carnet que identifique la religión a la cual pertenecen y muchos no son aceptados en algunos puestos de trabajo por ser cristianos.