Medio siglo de sacerdotes diocesanos misioneros «fidei donum»

Congreso en Italia para relanzar la solidaridad entre las iglesias locales

| 1860 hits

ROMA, lunes, 14 de noviembre de 2005 (ZENIT.org).- Pronto se celebrarán los cincuenta años de la experiencia de los sacerdotes diocesanos «fidei donum» (don de la fe), enviados por las diócesis más antiguas a las Iglesias jóvenes de otros continentes como misioneros.



Para celebrar este aniversario y hacer un balance de resultados se celebró del 8 al 10 de noviembre un congreso en Chianciano Terme (Siena, Italia) con el título «De la fecunda memoria a la perspectiva audaz».

Según la agencia de la Santa Sede «Fides», se pretendió «recoger las inestimables riquezas personales y eclesiales suscitadas por la experiencia de intercambio entre Iglesias locales».

La experiencia de estos sacerdotes diocesanos misioneros puesta lanzada por la encíclica «Fidei donum», de Pío XII (21 abril 1957), escrita para alentar a los obispos a ofrecer algunos de sus sacerdotes para un servicio temporal a las Iglesias de África.

El Congreso de Chianciano Terme, promovido por el Departamento de Cooperación Misionera entre Iglesias de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), analizó la experiencia de los sacerdotes «fidei donum» que han regresado a Italia, unos setecientos.

Monseñor Giuseppe Andreozzi, director del Departamento de Cooperación entre Iglesias, declaró con motivo del encuentro que «los sacerdotes \"fidei donum\" italianos en servicio activo son 560». La mayor parte (340), se encuentra en América Latina.

En África, donde son 135, en los últimos cincuenta años, la situación «ha cambiado positivamente desde el punto de vista eclesial», subrayó monseñor Andreozzi, recordando que «se han constituido muchas Iglesias, muchas diócesis. Hay obispos locales y un gran aumento de vocaciones sacerdotales y de sacerdotes locales».

Lo que ahora más piden los obispos africanos a «nuestras Iglesias», añadió, es que «envíen formadores, formadores para los seminarios, formadores para el personal de servicio apostólico en las diócesis, en las curias», constató.

La cuestión de los sacerdotes «fidei donum» fue afrontada también por el Sínodo de los Obispos sobre la Eucaristía, que tuvo lugar en el Vaticano del 2 al 23 de octubre pasados.

Una de las proposiciones que presentaron los obispos al Papa, al final del Sínodo, afirma que “la asamblea sinodal expresa intensa gratitud, aprecio y ánimo a los sacerdotes, en concreto a los sacerdotes ‘fidei donum’, ministros de la Eucaristía, que con competencia y generosa dedicación edifican la comunidad con el anuncio de la Palabra de Dios y del Pan de Vida».