Meditaciones del Ví­a Crucis: 'En el rostro del hombre que sufre está el perfil de Jesús

Monseñor Bregantini, arzobispo de Campobasso-Boiano, escribirá el texto del Vía Crucis que presidirá el Santo Padre el Viernes Santo en el Coliseo

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 999 hits

El arzobispo de Campobasso-Boiano,  monseñor Giancarlo Bregantini, será el encargado de escribir las meditaciones para el Vía Crucis de este viernes santo, que se realizará el 18 de abril junto al Coliseo y será presidido por el Santo Padre, como es tradición.

El prelado es conocido por su compromiso social en el terreno de la defensa de los últimos y por la afirmación de la cultura de la legalidad. Nativo de Trentino y de 63 años, en su juventud fue obrero y durante 13 años fue obispo de Locri en Calabria, lugar con fuerte presencia de la criminalidad organizada, así surgió su libro de oraciones "La oración desafía a la mafia". Benedicto XVI le puso a la guía de la diócesis de Campobasso-Boiano en 2007 y es presidente de la Comisión de la Conferencia Episcopal Italiana para los problemas sociales y el trabajo, la justicia y la paz.

Monseñor Bregantini explica en una entrevista a Radio Vaticano que ha acogido la noticia como una "llamada del Señor, que me ha permitido vivir antes que nada la gratitud particular a la figura del papa Francisco, que ya está en el corazón de todos". En segundo lugar, prosigue, ha sentido honrada su diócesis, de forma indirecta pero vital. Y además, "he sentido vivísima, al escribir, la fuerza del Vía Crucis" y explica que "nunca como en esta ocasión he sentido verdadera la pasión de Jesús, unida con la pasión del hombre, en la oración y en la reflexión".

El tema que se le ha confiado desde el Vaticano para la reflexión en el Vía Crucis es "Rostro de Cristo, rostro del hombre". El prelado especifica que "delante del rostro del hombre que sufre, de perfil está siempre el rostro de Jesús. Y, cuanto más miras a ese hombre, más sientes que se encarga hoy de los miles de sufrimientos de nuestro tiempo, pero que Él está presente en cada lágrima. Pero no la deja sin respuesta. Nos mira, nos observa y la seca, como ha hecho con la traición, la negación de Pedro".

Los temas sociales serán abordados en cada estación, explica monseñor Bregantini que "estarán siempre entretejidos de espiritualidad, con la mirada a la crisis de hoy, a la realidad del desempleo, de la precariedad juvenil, al mundo de la cárcel, al mundo de la droga, al drama de los enfermos, especialmente a los enfermos terminales, a la difícil situación de tantas realidades sin esperanza".

Asimismo señala que es también muy importante "escuchar que todas las situaciones están siempre marcadas por tanta fuerza que nace precisamente de la Palabra de Dios. Los versículos de cada estación son elegidos precisamente en relación al tema y a la reflexión". Cada estación concluirá con una oración, explica el prelado.

Monseñor Bregantini se ha inspirado en dos figuras que le han ayudado en su vida de estigmatino (de la Congregación de los Estigmatinos o Congregación de los Sagrados Estigmas de nuestro Señor Jesucristo). Por un lado se ha fijado en san Gaspar Bertoni, fundador de la Orden y por otro lado en fray Inmaculado, muerto hace 25 años que pasó 50 años en la cama y escribió un Vía Crucis esencial, en los que monseñor Bregantini se ha inspirado en algunos momentos particulares.

Para concluir la entrevista, el arzobispo de Campobasso-Boiano indica que también se encontrarán llamamientos a vivir en las periferias del mundo, tal y como invita el Santo Padre. "Todo el Vía Crucis es un homenaje a la Evangelii Gaudium. En algunos fragmentos, la he citado expresamente, en otros aparece en toda su belleza de contenidos". El prelado indica que la exhortación apostólica del papa Francisco se ha convertido para él en una palabra lucidísima, "que nos ayuda precisamente a leer hasta el fondo los dramas de hoy, especialmente en el rostro luminoso y misericordioso de Jesús".