Mensaje de Benedicto XVI al fundador de la Comunidad de San Juan

El padre Marie-Dominique Philippe cumple 70 años de sacerdocio

| 1014 hits

ARS, jueves, 6 julio 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha dirigido un mensaje al padre Marie-Dominique Philippe, O.P., fundador de la Comunidad San Juan, para felicitarle por sus setenta años de sacerdocio.



La misiva fue leída el 30 de junio pasado, en Ars ( Francia), durante la concelebración que presidió el mismo fundador.

En su mensaje, el obispo de Roma se une «a la acción de gracias» del padre Philippe y ruega a Dios que haga fructificar «todo el bien que le ha sido otorgado realizar en la fidelidad a su sacerdocio».

Al término del mensaje el Santo Padre deseaba al religioso «que continúe su vida sacerdotal en la paz y la alegría de quien ha dejado todo por el Reino».

Al día siguiente, 1 de julio, fueron ordenados en Ars 14 sacerdotes y 8 diáconos de la Comunidad San Juan por el cardenal Franc Rodé, Prefecto de la Congregación para la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

Después de haber sido recibido afectuosamente por el padre Jean-Pierre-Marie, prior general de los hermanos de San Juan, el cardenal Rodé recordaba a los ordenandos en su homilía: «Vuestra espiritualidad es la de San Juan, y vosotros ponéis toda vuestra vida religiosa y sacerdotal bajo su protección para vivir según su gracia y llevar a cabo hoy la obra misionera confiada por Jesús a la Iglesia».

«El amor de Juan os conduce naturalmente a María, venerada como vuestra Madre y vuestra Protectora --añadía el cardenal esloveno--. Vuestro fundador, el "querido Padre Philippe" -como le llamaba el Papa Benedicto XVI en febrero pasado, [con ocasión de la peregrinación de la Comunidad a Roma por sus 30 años] - no cesa de introduciros en el Misterio de María. Es ella el modelo de la vida consagrada y la Madre del sacerdocio».

Este año la Comunidad celebra los 30 años de la consagración a María de los primeros hermanos, el 8 de diciembre de 1975.

«Desde sus orígenes, la Comunidad San Juan se consagraba a María según la hermosa oración de San Luis María Grignion de Montfort, para una vida completamente entregada a Jesús, vida contemplativa de oración y de estudio, vida fraterna y pobre, en la obediencia religiosa. Es allí donde nació vuestra familia de hermanos y hermanas, apostólica y contemplativa, que crece y se extiende en el mundo para dar testimonio del Evangelio de Nuestro Señor, siguiendo a San Juan el Teólogo».

El Cardenal Franc Rodé hizo hincapié en la búsqueda de la verdad, vocación primera de la Comunidad fundada por el P. Marie-Dominique, o.p.:

«Conozco la importancia que tiene para vosotros la formación intelectual. Vuestra Regla de vida os obliga a ello --reconocía--. De esta manera sabréis renovar vuestra oración y alimentar vuestra contemplación, y vuestra predicación se enriquecerá con una comprensión cada vez más profunda del insondable misterio de Cristo».

«No os contentéis con lo que habéis recibido. Volved sin cesar a las Escrituras, enriqueceos con la lectura de los Padres, tened a San Tomás de Aquino como seguro guía y escudriñad sin cesar los signos de los tiempos para descubrir las respuestas que hay que dar a los enormes retos de la cultura en este principio del tercer milenio», subrayó.

Al terminar la ceremonia de ordenación, el padre Marie-Dominique dio las gracias al cardenal Rodé por su visita.

En su respuesta, el Cardenal quiso a su vez agradecer al sacerdote «lo que ha hecho por la Iglesia. De su corazón totalmente entregado al Señor y de su inteligencia abierta a la verdad, al Espíritu Santo, ha nacido una nueva comunidad en la Iglesia. Con su vigor, su juventud, su lozanía, que lleva la palabra del Evangelio a través del mundo. Padre Philippe, la Iglesia os está profundamente agradecida por lo que os debe, y os debe mucho».


La Comunidad de San Juan se compone de 930 hermanos (la mitad de los varones son sacerdotes o diáconos), hermanas contemplativas y hermanas de vida apostólica, así como de más de 3.000 oblatos laicos de más de 34 nacionalidades.

Presente en 21 países, la Familia de San Juan se encuentra organizada en 91 prioratos, de los cuales 48 están en Francia.

Los hermanos de San Juan han sido reconocidos como congregación religiosa, dependiente del obispo de Autun, diócesis en la que se encuentra la casa madre.

La comunidad surgió en 1976 cuando cinco jóvenes estudiantes de la Universidad de Friburgo (en Suiza) decidieron crear una comunidad en torno al padre Philippe, francés, que en esa época era catedrático.