Mensaje de la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano a los periodistas

| 1039 hits

APARECIDA, sábado, 19 mayo 2007 (ZENIT.org).- Publicamos el mensaje que ha dirigido la Comisión de Comunicación de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe a los periodistas, ante la XLI Jornada Mundial de las Comunicaciones que se celebra este domingo.



* * *



Una feliz coincidencia hace que la XLI jornada mundial de las comunicaciones sociales tenga lugar en medio de las deliberaciones de la V Conferencia General del Episcopado latinoamericano, en el santuario de Aparecida.

Un saludo cordial a todos ustedes comunicadores y a sus respectivos medios, que han acompañado tanto la primera visita de Su Santidad Benedicto XVI a América Latina como el desarrollo de la V Conferencia. El mundo entero pudo seguir de cerca el peregrinar del Papa por nuestra tierra, su cercanía a todos y su sintonía con nuestras angustias y esperanzas.

La V Conferencia está en camino. El seguimiento tanto de las deliberaciones como la ocasión para hacer llegar al mundo los rostros, realidades y realizaciones de las iglesias locales del continente, es una tarea difícil y delicada. Son ustedes, los comunicadores, los que con su dedicación y empatía hacen llegar a todos los hogares lo que está aconteciendo en Aparecida.

La educación es tarea de todos, como nos recuerda el Papa este año en su mensaje por la jornada de la comunicación. También los comunicadores participan de ese reto por la misión de transmitir la verdad e incorporar a la comunidad humana. Los niños son el mejor termómetro para medir la capacidad de formar crítica y activamente a las generaciones que surgen. No abandonen este hermoso servicio que los hace sembradores de libertad, de identidad y de comunidad.

Es una tarea compleja salvaguardar el bien común. Los dueños de la industria , los productores y la Iglesia debemos aprender y enseñar, compartir y corregir políticas y acciones que contribuyan a desarrollar una visión positiva de la dignidad humana.

Reciban nuestra bendición y una oración especial en este día ante Nuestra Señora Aparecida.

Mayo 18 de 2007, en el Santuario de Nuestra Señora Aparecida