Mensaje del Papa contra el racismo leído en el partido de fútbol Italia-Alemania

Alienta «la promoción de la civilización del amor a través del diálogo paciente»

| 1443 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 2 marzo 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI lanzó un llamamiento contra «las discriminaciones raciales» en la noche de este miércoles en un mensaje que fue leído al comenzar el partido amistoso de fútbol entre Italia y Alemania.



El mensaje, fue leído en el estadio «Artemio Franchi» de Florencia por el obispo auxiliar de esa archidiócesis, monseñor Claudio Maniago, pues las federaciones de fútbol de ambos países dedicaron el encuentro a combatir y evitar las expresiones racistas en los estadios.

En la breve misiva, enviada por el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, el Papa «expresa aprecio por las iniciativas organizadas en este contexto contra las discriminaciones raciales, promovidas para reforzar la conciencia de la función educativa del deporte, al servicio de la solidaridad y de la paz».

Benedicto XVI «alienta el esfuerzo común por la promoción de la civilización del amor a través del diálogo paciente y del respeto recíproco en todos los ámbitos de la sociedad».

Ha sido el primer mensaje que este Papa ha enviado a los jugadores y espectadores de un acontecimiento deportivo de estas características. El partido, que sirvió para la preparación de ambos equipos para el mundial de fútbol que se celebrará en Alemania del 9 de junio al 9 de julio, concluyó con la victoria de Italia sobre Alemania por 4 a 1.

Publicamos el texto del mensaje papal leído por monseñor Maniago.

* * *


El Sumo Pontífice dirige un cordial saludo a las autoridades, a los organizadores, a los dirigentes, a los atletas y a quienes se han reunido en el estadio Franchi de Florencia con motivo del partido amistoso de fútbol Italia-Alemania y expresa aprecio por las iniciativas organizadas en este contexto contra las discriminaciones raciales, promovidas para reforzar la conciencia de la función educativa del deporte, al servicio de la solidaridad y de la paz.

Su Santidad alienta el esfuerzo común por la promoción de la civilización del amor a través del diálogo paciente y del respeto recíproco en todos los ámbitos de la sociedad. Invocando sobre estos propósitos y proyectos de bien la asistencia divina, con gusto envía a los presentes en el significativo acontecimiento su bendición apostólica.

Cardenal Angelo Sodano
Secretario de Estado