Mensaje papal alerta ante las «fortalezas inexpugnables» de la globalización

Mensaje dirigido al Congreso social sobre Latinoamérica y Europa

| 634 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 13 mayo 2002 (ZENIT.org).- El proceso de integración que tiene lugar en varias regiones del planeta y particularmente en Europa no debe crear «fortalezas inexpugnables», sino alentar la solidaridad, afirma un mensaje pontificio.



Lo ha escrito el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, para hacer llegar el saludo del Papa al primer Congreso social sobre América Latina y la Unión Europea, organizado entre el lunes y el martes en El Escorial (Madrid) por los episcopados de los dos continentes.

La misiva fue leída en la apertura del Congreso, que lleva por lema «Juntos por el bien común universal, contribución de la Iglesia», por el nuncio apostólico en España, el arzobispo Manuel Monteiro de Castro.

El Congreso, organizado por la Comisión de Obispos de las Conferencia de la Comunidad Europea (COMECE), por el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y la Conferencia Episcopal Española (CEE) analiza la contribución de la Iglesia para que América Latina y la Unión Europea entablen relaciones más estrechas de colaboración como etapa hacia el bien común.

Según el mensaje pontificio «es de esperar que el actual proceso de acercamiento entre naciones de una misma zona geográfica, con cultura y mentalidad similares, sea una etapa importante hacia la "globalización de la solidaridad"».

«Dicho acercamiento ha de hacerse con un espíritu de apertura y respeto hacia cada uno de los países», aclara la misiva encargada por el Papa.

«En efecto --explica--, si al nacionalismo, que ciertamente se exalta a veces de manera excesiva, le sustituyeran unos entes regionales más amplios, pero construidos para servir como auténticas fortalezas inexpugnables, poco ganaría la humanidad, no se incrementaría solidaridad entre los seres humanos ni tampoco disminuiría el degrado del mundo creado».

«Contra una cultura de la muerte, la desconfianza y el rechazo al otro», la carta del secretario de Estado exige «promover una cultura de la verdad, la confianza y el compromiso efectivo a favor de los demás, especialmente de los más necesitados».