Mensaje pontificio a las Semanas Sociales de España

Enviado en nombre del Papa por el cardenal Tarcisio Bertone

| 764 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 3 noviembre 2006 (ZENIT.org).- Publicamos la carta que ha enviado el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado, al profesor José Tomás Raga Gil, presidente de las Semanas Sociales de España, que se celebran del 2 al 5 de noviembre con el tema: «Propuestas cristianas para una cultura de la convivencia».




* * *




Señor Presidente:
1. Con motivo de la celebración de la XL Semana Social de España, que tiene lugar en Toledo, me complace transmitir un particular saludo de Su Santidad Benedicto XVI a los organizadores y participantes en la misma, a los que alienta en sus esfuerzos por ahondar y difundir la Doctrina Social de la Iglesia, tanto en el campo de la cultura y la investigación, como en la conciencia de todos, personas o grupos, llamados a contribuir al bien común según su propia condición y responsabilidad.

Este compromiso adquiere especial relevancia al cumplirse 100 años desde que comenzaran estos encuentros, bajo los auspicios de la Santa Sede y del Episcopado español, siendo un punto de referencia muy cualificado para profundizar en las diversas cuestiones sociales más graves y urgentes en cada momento de la vida española.

2. Acorde con su tradición centenaria, se ha elegido para estas jornadas el tema «Propuestas cristianas para una cultura de la convivencia». Dicho tema responde, por un lado, a la perenne aspiración del Magisterio de la Iglesia a que todos encuentren en los diferentes grupos sociales unos valores que los atraigan y los dispongan al servicio de los demás (cf. Lumen gentium, 31). Por otro, destaca la novedad de una situación que en este tercer milenio se constata como uno de los principales desafíos para toda la comunidad humana, en la que se produce de manera creciente la presencia de ciudadanos con culturas y creencias religiosas diversas dentro de un mismo núcleo social.

Al asumir el estudio de este argumento, la presente edición de las Semanas sociales se enfrenta a una cuestión delicada y con frecuencia impregnada de malentendidos o posturas emocionales, en la que tampoco faltan simplificaciones indebidas. En efecto, el término «convivencia» expresa el propósito de no quedarse en una tolerancia genérica, falta de discriminación o marginación de los valores e ideales profundos que marcan más que otras cosas la identidad de los individuos y los grupos. El respeto de la diversidad no es sometimiento ni debe cerrar el paso a la amistad, a la concordia y a la colaboración en aquello que es común a todos y, ante todo, al bien común.

3. La celebración de esta Semana Social en Toledo, además de ofrecer un espléndido marco artístico, histórico y cultural, ofrece también la oportunidad de reflexionar en una ciudad renombrada como ésta, donde diversas culturas han buscado la verdad y se alcanzaron notables logros de coexistencia pacífica y de encuentro fructífero entre diferentes formas de pensamiento y de estilo de vida.

En esta circunstancia, el Santo Padre confía a la Santísima Virgen María los trabajos de la Semana, para que esta secular Institución, con la luz que emana del Evangelio y en consonancia con la Doctrina Social de la Iglesia, contribuya a la construcción de una comunidad humana más justa, fraterna y solidaria. Con estos sentimientos, imparte a todos los que participan en ella la implorada Bendición Apostólica.

Vaticano, 28 de octubre de 2006.
Cardenal Tarcisio Bertone
Secretario de Estado de Su Santidad