Mensaje vaticano a los budistas: «cuidar del planeta tierra»

El Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso con motivo de la fiesta de Vesakh

| 1564 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 29 abril 2008 (ZENIT.org).- Publicamos el mensaje que ha enviado el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso con motivo de la fiesta de Vesakh, la más importante para los budistas. Este año se celebrará entre el 12 y el 18 de mayo. Se celebra durante la luna llena porque según la tradición el Buda histórico nació, obtuvo la iluminación y desapareció alcanzando el Nirvana en ese período.

Cristianos y budistas: cuidar del planeta tierra

Queridos amigos budistas:

1. Con motivo de la fiesta de Vesakh, me dirijo a vosotros y a vuestras comunidades en todo el mundo para enviaros las más cordiales felicitaciones del Consejo Pontificio para el Diálogo Inerreligioso y mías.

2. Para mí es motivo de alegría recordar las positivas relaciones que disfrutan, desde hace muchos años, católicos y budistas. Confío en que estos fundamentos servirán para reforzar y profundizar nuestra comprensión recíproca y seguir trabajando juntos para construir un mundo mejor, no sólo para nosotros mismos, sino también para toda la familia humana. La experiencia nos enseña que el diálogo, en toda persona y comunidad, promueve el deseo de compartir la simpatía y la armonía que ya existen, y lleva a acercarse cada vez más valientemente a los demás, disponiendo a afrontar los desafíos y las dificultades que pueden surgir.

3. El Papa Benedicto XVI, en su mensaje con motivo de la Joranda Mundial de la Paz de 2008 ha observado: «La familia necesita una casa a su medida, un ambiente donde vivir sus propias relaciones. Para la familia humana, esta casa es la tierra, el ambiente que Dios Creador nos ha dado para que lo habitemos con creatividad y responsabilidad. Hemos de cuidar el medio ambiente: éste ha sido confiado al hombre para que lo cuide y lo cultive con libertad responsable, teniendo siempre como criterio orientador el bien de todos» (n. 7). La Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado 2008 Año Internacional del Planeta. Como habitantes de la tierra y creyentes, cristianos y budistas respetan la misma creación y tienen la preocupación común de promover el cuidado del ambiente que todos compartimos.

4. La tutela del ambiente, la promoción de un desarrollo sostenible y una atención particular al cambio climático son materia de grave preocupación para todos. Muchos gobiernos, ONGs, multinacionales e institutos de investigación superior, reconociendo las implicaciones éticas presentes en todo el desarrollo económico y social, están invirtiendo recursos financieros y compartiendo conocimientos en el campo de la diversidad biológica, del cambio climático, de la tutela y conservación del medio ambiente. También los líderes religiosos ofrecen al debate público su aportación, que no es solamente una reacción a las amenazas más recientes y acuciantes ligadas al calentamiento global. El cristianismo y el budismo han promovido siempre un gran respeto por la naturaleza y enseñado que debemos ser administradores gratos de la tierra. Sólo mediante una profunda reflexión sobre la relación entre el Creador divino, la creación y las criaturas, los esfuerzos para responder a las preocupaciones ambientales no se verán comprometidos por la avidez individual u obstaculizados por los intereses de grupos particulares.

5. Como cristianos y budistas, ¿no podemos hacer más a nivel práctico para colaborar en proyectos que confirman la responsabilidad que recae sobre cada uno de nosotros? El reciclaje, el ahorro energético, la prevención de la destrucción indiscriminada de plantas y animales y la protección del agua, hablan de una administración más atenta y también de impulsar la buena voluntad y de promover relaciones cordiales entre los pueblos. De esta forma cristianos y budistas pueden ser portadores de esperanza para un mundo limpio, seguro y armonioso

6. Queridos amigos, confío en que podamos promover este mensaje dentro de nuestras respectivas comunidades a través de la educación pública y de nuestro buen ejemplo, en el respeto de la naturaleza y actuando de manera responsable con nuestro planeta común, la tierra. Os saludo cordialmente y renuevo mis mejores deseos de una feliz fiesta de Vesakh.

Jean-Louis Cardinal Tauran


Presidente

Arzobispo Pier Luigi Celata
Secretario

[Traducción del original inglés realizada por Jesús Colina]