México: La Iglesia rechaza las donaciones cuando proceden del narcotráfico

Aclaración de la Conferencia Episcopal

| 1054 hits

MÉXICO, miércoles, 21 septiembre 2005 (ZENIT.org-El Observador).- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) emitió este miércoles un comunicado para aclarar que la Iglesia rechaza toda donación económica cuyo origen es ilícito, en particular, si procede del narcotráfico.



El documento busca aclarar la interpretación de medios de comunicación a unas declaraciones atribuidas al obispo de Aguascalientes, monseñor Ramón Godínez Flores, quien habría afirmado que se dan donaciones del narcotráfico a la Iglesia en México. El prelado desmintió posteriormente, al menos parcialmente, esa interpretación de sus afirmaciones.

La versión de los medios llevó al portavoz presidencial, Rubén Aguilar Valenzuela, a declarar este lunes que la Iglesia católica no es ninguna organización de excepción y que las autoridades competentes deberán determinar si las declaraciones atribuidas al obispo de Aguascalientes pueden estar sometidas a una investigación ulterior.

El comunicado, firmado por el secretario general de la CEM y obispo de Texcoco, monseñor Carlos Aguiar Retes, subraya que es «un dato bien conocido que la Iglesia católica rechaza sistemáticamente cualquier conducta pública contraria a la ética».

«Este rechazo es especialmente vigoroso cuando se trata de un crimen tan serio como el narcotráfico, que causa gravísimos daños a tantas familias y a todo el tejido social y económico de nuestro país y de todo el mundo», afirma la CEM.

«La Iglesia católica --añade el comunicado-- es además una de las instituciones que más hace para la recuperación de los drogadictos, y para crear las condiciones de justicia social para que la droga no arraigue en la juventud».

Por eso, cualquier colaboración de la Iglesia con el «negocio de la droga» no sólo carece completamente de fundamento, sino que contradice su enorme labor de asistencia social, añade monseñor Aguiar Retes a nombre de los obispos mexicanos.

Por lo que se refiere a los donativos el Episcopado Mexicano refiere que «todo el mundo sabe que para dejar una limosna en una iglesia y templo no hace falta identificarse, pero --por desgracia-- son cantidades pequeñas de dinero».

«En cambio, añaden los prelados mexicanos, cuando se trata de cantidades grandes, la Iglesia sigue como norma práctica exigir que el donante se identifique; y cuando tiene conocimiento de que ese dinero tiene origen ilícito, lo rechaza para evitar cualquier complicidad con el crimen».

La Iglesia mexicana manifestó también su rechazo a la droga al impedir que «quienes son públicamente conocidos como narcotraficantes sean padrinos de bautismo o matrimonio, y también que ejerciten cualquier cargo o responsabilidad dentro de la Iglesia».

La Iglesia --finaliza diciendo el documento aclaratorio-- «ha tradicionalmente recomendado seguir el ejemplo evangélico de Zaqueo quien habiéndose enriquecido ilegitímenle llegó, el encontrarse con Jesucristo, a tomar conciencia de su pecado y distribuyó la mayor parte de su riqueza entre los pobres».