México: la Megamisión 2014 contó con 18 mil misioneros

Juventud y Familia Misionera concluye su labor durante Semana Santa tras haber atendido a más de 2 mil comunidades en varias partes del paí­s

Roma, (Zenit.org) Redacción | 588 hits

“Esta Semana Santa, 18 mil misioneros han respondido en México a la invitación de servir y llevar el amor de Cristo a los más necesitados. y miles de personas en más de 2 mil comunidades del país han sido atendidas y acompañadas durante estos días a través de la iniciativa de Juventud y Familia Misionera”. Lo indicó ayer la Oficina de comunicación institucional del Regnum Chrsiti en un comunicado.

La misa de clausura ha sido oficiada el domingo de Pascua en la Universidad Anáhuac, presidida por el padre Ricardo Sada, director territorial del Regnum Christi y la Legión de Cristo en México, y contó con la asistencia de unos 12 mil misioneros, mientras que en la de Guadalajara participaron más de 2 mil evangelizadores. Se registraron además otras misas de clausura en varias ciudades del país, llegando así a 18 mil misioneros.

El celebrante durante su homilía invitó a todos a preguntarse qué sucedería si todos nos tomáramos en serio la realidad de la Resurrección y del mensaje de amor de Cristo. Recordó también la invitación del Santo Padre a ser generosos con Cristo para ser misioneros todos los días.

“El hecho que familias completas y jóvenes salgan a compartir su fe durante la Semana Santa es muy alentador”, comentó el sacerdote Rafael Pacaníns, LC, quien misionó con un grupo de jóvenes de la Ciudad de México en la sierra de Puebla. Y añadió que “la invitación del papa Francisco de salir a las periferias es algo que la Iglesia se está tomando muy en serio y los 18 mil misioneros de Juventud y Familia Misionera que han estado apoyando a los párrocos en comunidades necesitadas son una prueba de ello”. Concluyó indicando que “nos ha dado mucha alegría encontrarnos también con otros grupos de misioneros, como los de La Salle, y de muchas otras parroquias. Esto muestra que la Iglesia está viva”.

Durante la Megamisión de este año, 260 sacerdotes Legionarios de Cristo acompañaron a los misioneros que se pusieron a las órdenes de los párrocos para apoyar la atención espiritual de los fieles de las comunidades, en una iniciativa a la que participaron también consagrados y consagradas del Regnum Christi.

El comunicado precisa que “los misioneros visitan casa por casa para escuchar a las personas, conocer sus problemas, rezar juntos y compartir su fe. En muchos grupos también participan médicos, psicólogos, dentistas y terapeutas familiares que ofrecen sus servicios gratuitamente a las personas. También hay trabajo de apoyo para la construcción y mejora de algunas viviendas, y se repartieron despensas y medicamentos”.

La misión inició el pasado sábado 12 de abril con al misa y la ceremonia de 'envío' presidida por el nuncio apostólico en México, Mons. Christophe Pierre, en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe. “Ustedes hoy son --dijo el nuncio en su homilía-- enviados, 'van en misión' invitados por sus formadores pero sobre todo por Jesús que les llama así a estar con Él para ser sus amigos, esto es, a convertirse más y más a Él para, así, estar en grado de llevarlo a los demás: todo por amor”.

Y añadió: “Amigos queridos, ustedes, cada una y cada uno de ustedes pueden ser y podrán ser testigos gozosos del amor de Jesús y de su Evangelio, si Cristo mismo vive en ustedes y si ustedes permanecen siempre unidos a Él como el sarmiento a la vid. Déjense, pues, encontrar cada día íntimamente por Jesús, déjense amar por Jesús: el amigo que verdaderamente jamás defrauda”.

La Megamisión se realiza en México desde hace 21 años durante la Semana Santa y es organizada por Juventud y Familia Misionera. Este año ha sido coordinada por la consagrada del Regnum Christi, Cristina Danel, y se realiza además en varios países de Europa, Estados Unidos, América Latina y el Caribe, y África. También en India y Filipinas.

“Es un ejemplo --afirmó Javier Bravo, portavoz del Regnum Christi en México-- de la gran aportación de las mujeres a la Iglesia y de la llamada irrenunciable de todos los bautizados de evangelizar”.

“Terminamos cansados y felices de haber podido vivir una Semana Santa llevando esperanza a muchas personas. Nosotros somos los más beneficiados por su ejemplo, y por el de tantos párrocos que cada día están ahí con dedicación y a pesar de las dificultades, sirviéndoles”, reconoció el sacerdote Tomás Guerrero, LC, que misionó en la sierra de Nayarit.

Juan Antonio Muñoz, originario de Guadalajara que participó con su mujer y sus hijas en la misión en Tequila, Jalisco, afirmó: “Para mí es una bendición poder tener esta experiencia misionera, y me parece muy importante que mis hijas lo vivan desde chicas. Creo que la clave del éxito fue poder tener la adoración al Santísimo durante todo el tiempo de la misión en una capilla que acondicionamos en el campamento. De ahí brotaban las fuerzas para evangelizar” Y concluyó: “Ahora lo importante es que la actitud misionera continúe cuando volvemos a casa como nos pide el Papa Francisco”.