México: miles participan en la marcha por la vida, la paz y la familia

El enorme cortejo estaba encabezado por una enorme cruz blanca, recordando a las víctimas inocentes

Roma, (Zenit.org) Redacción | 856 hits

Miles de personas participaron en México en la XIV Marcha por la Vida la Paz y la Familia, que se realizó en Tijuana, con un cortejo encabezado por una enorme cruz blanca que era llevada sobre los hombros. Contó con la presencia de personas de todas las edades, madres y familias con cochecitos para los bebés, escolares, universitarios e incluso personas de otras religiones o no creyentes que defienden el valor de la vida. Fue una fiesta en la que los organizadores calcularon unas 30 mil presencias, mientras que los medios locales hablan de más de 20 mil.

“En nuestra Arquidiócesis de Tijuana llevamos ya 13 marchas en favor de la vida y la paz, en continuidad con el presente milenio; hoy pues, día 23 de marzo, hemos convocado para participar en la marcha número 14; nuestra convocatoria es para ofrecer un canto a la vida, a la paz y a la familia” dijo el arzobispo de Tijuana, Rafael Romo Muñoz.

Lo indica una nota que la archidiócesis envió anoche a la redacción de ZENIT, en la que el arzobispo añade: “¡Qué alegría! ver las familias que se unen a nuestro a nuestro caminar, se nos van añadiendo trayendo consigo sus carriolas con bebes, indudablemente que se trata de una fiesta, una fiesta que tiene su origen en Dios, es Dios quien nos da la vida y nos une”.

Una manifestación que inició en el año 2000 cuando en Ciudad de México fue aprobado el aborto y todas las diócesis se unieron para defender la vida desde la concepción.

“Cantamos a la vida porque es el mayor don que Dios nos ha hecho, solamente podemos llegar a él porque vivimos, y esperamos la dicha de al final de que al nuestra vida pasemos a gozar eternamente de él; cantamos a la Paz porque deseamos vivir en paz; pues responsabilidad máxima de la autoridad es procurar una situación de paz en la sociedad, solamente en la paz y la justicia se puede tener un auténtico desarrollo humano. Cantamos a la Familia porque es el ámbito natural del ser humano es la familia: ahí se nace, ahí se desarrolla, ahí se va creando la paz” indicó el arzobispo.

Por ello el prelado invitó a “reconocer el valor primigenio de la familia cómo se origina en Dios y cómo el auténtico desarrollo por la paz y la justicia solamente se obtienen a través de la familia, por lo que necesitamos protegerla, cultivarla, motivarla, defenderla”,

“Cantamos a la familia --concluyó el arzobispo Rafael Romo Muñoz-- porque en ella es donde se vive, cantamos a la paz que es el motivo de esta marcha, cantamos pues a la vida en la que buscamos del desarrollo integral de la persona humana en tranquilidad y comunión. ¡Viva la vida! ¡viva la paz! ¡viva la familia!”.