México: Quince mil católicos por la vida y la paz

La archidiócesis de Tijuana reúne cada año a más manifestantes

| 1429 hits

TIJUANA, martes 29 de marzo de 2011 (ZENIT.org).- La XI Marcha organizada por la archidiócesis de Tijuana, con el lema “Unidos por la Vida y la Paz”, a través de la Pastoral Educativa, suma cada vez a más católicos y ciudadanos de buena voluntad.

Este año participaron alrededor de quince mil personas cuyo objetivo era promover la vida y la paz en todos los aspectos, en una región de México gravemente afectada por los negocios ilegales, el paso hacia Estados Unidos y la tentación del dinero fácil para jóvenes que se enrolan en bandas delictivas.

Esta manifestación "es un canto a la vida en general, desde el comienzo de la gestación, de la concepción hasta la muerte natural. Hemos querido celebrar la vida, un canto a la vida, un poema, un homenaje a la vida”, dijo monseñor Rafael Romo Muñoz, arzobispo de Tijuana, según informa a ZENIT el presbítero Antonio Beltrán, de esta archidiócesis.

La salida fue del ex Toreo de Tijuana a las 9:00 de la mañana, presidida por el Santísimo Sacramento, seguido de una cruz que cargaban algunas personas periódicamente, para llegar a la Unidad Deportiva CREA donde el arzobispo celebró la Eucaristía.

Esta marcha se distinguió por el color blanco en ropa y globos de los participantes, así como por los carros alegóricos que llevaron los colegios católicos.

La participación fue de niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, quienes por más de dos horas caminaron por calles de la ciudad hasta llegar al CREA.

Desde 2000, todas las diócesis están convocadas por el episcopado mexicano a realizar una marcha, y desde entonces, cada año la archidiócesis de Tijuana la organiza ininterrumpidamente.

Previo a la marcha, la Pastoral Educativa, coordinada por el presbítero Benigno Medrano, organizó la Expo-vida, donde los estudiantes participaron directamente en la promoción del respeto a la vida del ser humano, de la naturaleza, así como su relación con Dios y el prójimo.

La Expo-vida se llevó a cabo el miércoles 23 de marzo en el edificio de La Cultura de la Legalidad, de las 4:00 de la tarde a las 8:00 de la noche.

Tijuana fue elevada al rango de archidiócesis en 2007, en ella reside el arzobispo y la provincia eclesiástica abarca la totalidad de las diócesis de la península de Baja California, y parte del vecino estado de Sonora.

Tijuana crece a pasos acelerados por las personas que emigran del sur de la República Mexicana hacia Estados Unidos y que, al no lograr cruzar la frontera, se quedan a residir en la ciudad.

Esto provoca que la ciudad crezca hacia el sur y al este, y ha dado lugar a la unión de las ciudades de Rosarito y Tecate con la de Tijuana.

La violencia es común en todo México pero en Tijuana es aún más evidente por ser frontera, por lo que las diferentes bandas tratan de controlar el lugar.

En 2008, Tijuana alcanzó el dudoso honor de tener el más alto índice de delincuencia organizada, robos. En 2009, el presidente Felipe Calderón declaró que la delincuencia organizada de Tijuana descendió en un 78% desde octubre de 2008 hasta marzo de 2009.

Otro de los problemas, como en otras poblaciones fronterizas, es el abandono escolar de los jóvenes que ven un dinero fácil en el tráfico de droga y otros negocios ilegales.

Tan sólo en Tijuana, más de seis mil jóvenes, no siguen la educación media superior, lo que pone en riesgo a esta población de participar en delitos de alto impacto, destacó Alejandro Gudiño Valenzuela, secretario general de la Sección 2 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), según informaba este lunes Uniradio.

El sindicalista indicó que a pesar de que el Gobierno del estado ha construido tres preparatorias, es insuficiente para la cantidad de alumnos que egresan cada año.

“Si el muchacho que sale de secundaria no tiene donde trabajar, porque no hay fuentes de empleo, porque no tiene forma de autoemplearse o que no puede estudiar, necesariamente va a estar sin generar nada positivo y se convierten en lo que ahora conocemos como los ninis, ni estudian ni trabajan, y el ocio no es muy buena consejera y esto nos genera un problema social fuerte”, sentenció Gudiño Valenzuela. Gudiño Valenzuela expresó que para cubrir el total de la demanda, tan solo en Baja California, sería necesaria la construcción de 20 preparatorias más.

Por Nieves San Martín