México: Satisfacción por la participación y la civilidad mostradas

Los obispos, sobre la jornada electoral del 1 de julio

| 1068 hits

CIUDAD DE MÉXICO, martes 3 julio 2012 (ZENIT.org).- Con motivo de la jornada electoral celebrada el domingo pasado, los obispos de México han hecho pública una declaración. Ofrecemos el texto de la misma.

*****

A los fieles católicos. A las mujeres y hombres de buena voluntad. Los obispos de México expresamos nuestra satisfacción por la ejemplar participación de los ciudadanos en los comicios del primero de julio de 2012. Somos testigos gozosos de la civilidad y convicción republicana mostrada durante la jornada electoral, de las cuales esperamos prospere la unidad, el respeto y la armonía entre todos los mexicanos. Nos llena de alegría que se reconozca en la democracia un camino privilegiado para alcanzar la paz, la justicia y el desarrollo que tanto anhelamos los mexicanos.

Como pastores de la Iglesia católica nos alegra constatar que nuestro llamado para acudir a las urnas de manera consciente y libre fuera escuchado por los fieles católicos, y por muchos hombres y mujeres de buena voluntad en nuestra patria.

Felicitamos a todos cuantos participaron como funcionarios de casilla asumiendo su responsabilidad al servicio de México, así como a las autoridades del Instituto Federal Electoral (IFE), y quienes colaboran con ellas, por su valioso trabajo en la organización del proceso electoral. De igual manera felicitamos a quienes salieron victoriosos de la jornada electoral y reconocemos la civilidad de los candidatos y partidos a los que no les favoreció el voto ciudadano, por haber mostrado grandeza al reconocer que, en la democracia, es la voluntad popular la que debe prevalecer.

Con la esperanza puesta en Jesucristo --camino, verdad y vida--, rogamos al Padre Eterno por el nuevo gobierno federal que se instaurará en México, así como por los senadores, diputados federales, gobernadores, legisladores locales y demás autoridades que habrán de tomar posesión de sus cargos en los meses por venir.

Pedimos a Santa María de Guadalupe, Patrona de nuestra libertad, que les ilumine para que atiendan con solicitud las necesidades más auténticas del pueblo mexicano y para que no defrauden la confianza que nuestra sociedad ha depositado en sus personas.

Por los obispos de México, firman el presidente de la Conferencia Episcopal Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla y el secretario general de la CEM Víctor René Rodríguez Gómez, obispo auxiliar de Texcoco