"Mi amigo Jorge, en realidad, Francisco"

Don Mariano Fazio, amigo de Jorge Mario Bergoglio-papa Francisco, recorre en un libro la historia, los juicios, el corazón y la espiritualidad del pontí­fice argentino

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1375 hits

"Al amigo le basta un minuto del primer encuentro para conocer cuanto los otros no llegarán a comprender en mil años". Lo sostenía Richard Bach, autor del Gabbiano Jonathan Livingston. Y viene de él ahora, se acerca al volumen El Papa Francisco. Las claves de su pensamiento, que ha sido escrito por Mariano Fazio, un sacerdote, pero en la antes que todo un amigo del nuevo pontífice.

Después de la fumata blanca, vencido por el estupor y con el corazón lleno de alegría por la elección inesperada del amigo primado de Argentina, don Mariano realizó en español un pequeño libro, muy rico de citaciones del cardenal Bergoglio - papa Francisco, en el urgente deseo de presentar a todos a aquel obispo, aquel hombre entonces desconocido para muchos "venido del final del mundo". Emerge un retrato afectuoso y muy humano, pero sería más correcto hablar de autorretrato, porque el autor, teniendo en cuenta al filósofo Zenone de Elea, que definía "el amigo otro yo", se separa dejando la palabra directamente a Bergoglio.

En este juego de espejos se llega al corazón y a la cabeza del protagonista del libro, descubriendo el ánimo bueno y abierto, como los firmes convencimientos y las intenciones para la Iglesia que vendrá.

En los días de la Jornada Mundial de la Juventud del Río las Ediciones Ares han llevado a la librería este sencillo libro (pp. 112, euro 9,90) que ayudará a comprender todavía mejor la extraordinaria y clara figura de Jorge Mario Bergoglio.

Como primer atisbo del volumen se propone en un adjunto el servicio de anteprima "Mi amigo Jorge, en realidad, Francisco" que el semanal CREDERE propone en el número 17 desde mañana en las librerías, desvelando algunas anécdotas y organizando las palabras clave algunos de los deslumbrantes pensamientos de papa Francisco presentes en el volumen.

EL AUTOR

Mariano Fazio (Buenos Aires, 1960), sacerdote desde 1991, por muchos años enseñó Historias de las Doctrinas políticas en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, en Roma, donde ha sido Rector Magnífico. De regreso a Buenos Aires en el 2008, actualmente es vicario del Opus Dei en Argentina. Entre sus libros, Historia de las Ideas Contemporáneas; La América ingenua; Al César lo que es del César; De Benedicto XV a Benedicto XVI.

EL LIBRO

EL 13 de marzo de 2013, cuando el nuevo papa, con el sorprendente nombre de Francisco, se asomó a la Loggia de la Basílica de San Pedro y pidió a los romanos y al mundo una oración silenciosa por su predecesor y por él, quedó claro en seguida el nuevo estilo del 265º sucesor de san Pedro. Un estilo que desde las primeras semanas del pontificado ha tocado en el corazón no sólo de los católicos.

Pero ¿quién era el cardenal jesuita Jorge Mario Bergoglio, y quién es papa Francisco? A la pregunta responde el libro de Mariano Fazio que tiene la peculiaridad de presentar "las claves del pensamiento" del pontífice, a través de referencias a los textos "nutridos" del conocimiento personal de la autor con el cardenal arzobispo de Buenos Aires. El análisis de los pilares de la espiritualidad del nuevo papa - la centralidad de la unión con Cristo y el primado de la oración, la misión de cada cristiano, llamado a salir hacia las periferias existenciales; el confiarse constantemente a la misericordia de Dios; el valor de las devociones; la incansable pasión por el diálogo que busca convergencias - se cruzan en la historia, rica de anécdotas, en una lectura fascinante.

LAS CARTAS DE BERGOGLIO

Entre los aspectos íntimos existentes en el volumen de don Mariano Fazio, uno pone toda la atención y la confidencia que Bergoglio pone en cada carta al amigo. Escribe el autor: "Conservo tres cartas que me escribió en los últimos años. Cada vez que le enviaba algo, me respondía por escrito con una carta firmada. El formato era siempre el mismo: el billete con la imagen de la Virgen desatanudos, devoción nacida en Augusta, que el cardenal había difundido en Buenos Aires y que ahora es lugar de continuos peregrinajes al santuario dedicado a ella  en un barrio porteño.  

Sobre la parte blanca, con caligrafía minúscula, muy parecida  a la de Benedicto XVI, algunas líneas personales y afectuosas. Transcribo los últimos párrafos: "Te deseo un santo y feliz tiempo de Navidad. Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide. Y por favor te pido que reces y que hagas rezar por mí",  "Te pido, por favor, que reces por mí. Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide. Fraternamente"; "Gracias por todo. Por favor, te pido que sigas rezando por mí. Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide. Fraternamente". Después viene la firma, con una letra aún más pequeña.

Estas cartas - tarjetas estaban siempre acompañadas por dos imágenes: una de san José y la otra de santa Teresita del Niño Jesús, santos hacia los cuales el papa siente una gran devoción, como se ha visto desde el inicio de su pontificado.

Detrás de la imagen de santa Teresita está la "Oración para pedir la rosa" […]. En la audiencia del 17 de marzo con la presidenta Cristina Kirchner, el papa Francisco le regaló una rosa blanca de santa Teresita. En su habitación en la curia porteña, tenía una imagen de la santa con un vaso lleno de rosas blancas. La imagen de san José tiene en la parte de atrás el famoso texto de santa Teresa de Jesús sobre la eficacia de la devoción al santo patriarca....".