'Mi lápiz para Dios', un proyecto educativo para aprender a rezar

Unos materiales especialmente aconsejables para sesiones de catequesis, clases de religión o para uso familiar

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 1029 hits

Loreto Bellot Beta-Frígola es madre de cuatro hijos, y lleva desde hace 15 años dedicada a la enseñanza. En 2002 comienza a trabajar en el colegio Guadalaviar de Valencia (España), donde actualmente desempeña el cargo de jefe de Estudios y subdirectora de Primaria. Su última propuesta educativa se llama ‘Mi lápiz para Dios’.

Se trata de un proyecto personal, elaborado con la implicación de la comunidad escolar de Guadalaviar, en el que se ven reflejados la espontaneidad, la ilusión y la sencillez que caracterizan a niños de corta edad, un potencial muy valioso que permite forjar en ellos unas rutinas que acercarán a cada uno a descubrir un camino personal hacia la verdadera felicidad.

El objetivo de esta exitosa idea evangelizadora es que los alumnos consigan decirle algo a Jesús, para comenzar a entablar un dialogo natural que después acabe en oración. Para tratar con naturalidad a Jesús. Para que sea su mejor amigo.

Así lo explica la propia promotora de la iniciativa: “’Mi lápiz para Dios’ surgió como resultado de una serie de actividades realizadas en el colegio para ayudar a los más pequeños en su encuentro con Jesús”.

“Se me ocurrió observando cómo las niñas entraban en el oratorio y no sabían que hacer. Cogían un libro, se reían, se miraban, se arrodillaban, se sentaban…. Me sentí un poco frustrada, pues como profesora me di cuenta que enseñaba oraciones, doctrina… Pero que no estaba consiguiendo lo que considero más importante, hacerlo vida!!”, recuerda Loreto.

“Las palabras de la Madre Teresa ‘Yo soy un lápiz en las manos de Dios. Un trozo de lápiz con el cual Él escribe lo que quiere’, encajaban perfectamente con la idea de descubrir el sentido espiritual de la propia existencia, desde los primeros años, y de guiar a cada uno personalmente hacia un mundo interior, completamente real”, destaca.

Con ese convencimiento, se elaboraron unos textos sencillos que se plasmaron en unos lápices de cartón. Los lápices se colocaron de forma visible en una caja, cercana a un lugar del colegio reservado a la oración,  para que cualquiera que entrara los pudiera usar, especialmente los cursos de Educación Infantil y Primaria.

“La sorpresa fue, --asegura-- que no solo los pequeños, sino los padres, profesorado, alumnos de otros cursos… empezaban a usar esos lápices cuando iban a rezar…”

La experiencia viene realizándose con éxito durante 2 años. Por este motivo, se ha empezado a comercializar recientemente un estuche de lápices con 31  fichas numeradas, de forma que puedan ser utilizadas sucesivamente a lo largo de todo un mes. La sencillez, tanto en el contenido como en el formato, facilita el uso diario de estos materiales fuera del entorno del aula y los hace  especialmente aconsejables para sesiones de catequesis, clases de religión o para uso familiar. Sin duda, un buen regalo ahora que llegan las primeras comuniones.

Para más información, puede visitar milapizparadios.com y conocer en profundidad el proyecto.