Mike Nichols pone en la gran pantalla a la fe y la ciencia ante la muerte

«Radio Vaticano» analiza «Wit», película presentada en Berlín

| 942 hits

BERLIN, 12 febrero 2001 (ZENIT.org).- Entre las películas presentadas a concurso en el festival de cine de Berlín, «Radio Vaticano» en su programa informativo internacional ha dado un espacio particular a la película de Mike Nichols, «Wit».



La cinta, realizada en Londres, afronta los desafíos que presentan hoy las nuevas tecnologías al ingenio humano, «wit» precisamente. Viviam Berig, una brillante y apasionada profesora de literatura, es una persona de viva inteligencia que domina con irónico sarcasmo a sus estudiantes, segura de su prestigio académico que la hace invulnerable e independiente de todos.

Ahora bien, un día Vivian descubre que salud estaba seriamente comprometida por un tumor maligno. La brillante profesora se ve obligada a confrontar su filosofía de la vida con la medicina del siglo XXI.

Mike Nichols se ha inspirado en una premiada narración de Margaret Edson y ha encontrado en Emma Thompson la extraordinaria intérprete de una dramática vicisitud presentada como metáfora, explica el informativo internacional de «Radio Vaticano»: «una confrontación entre fe, filosofía, y ciencia ante el problema de la muerte».

«En esta confrontación --sigue explicando la emisora de la Santa Sede-- se puede constatar el compromiso de una ciencia médica que no se rinde nunca, hasta ensañarse con sus técnicas y sus fármacos con el objetivo de alargar la vida, incluso a precio de procurar graves sufrimientos al paciente».

«Se le contrapone la sana filosofía que afronta el misterio de la muerte a la luz de la fe --continúa diciendo «Radio Vaticano»--. Frente al ensañamiento terapéutico, que de todos modos tendrá que rendirse, Vivian pide sólo que se le ahorren los dolores insoportables y se pone en manos de su paso de la vida terrena a la eternidad».

«Es un filme que se coloca claramente en línea con el reciente magisterio pontificio --concluye la emisora vaticana-- y que ofrece profundos motivos de sana reflexión sobre el problema de la muerte».