Monjes budistas protegieron en su monasterio a cristianos perseguidos

En la terrible persecución en el Japón del siglo XVII

| 2796 hits

HAGI, Japón, lunes 19 de julio de 2010 (ZENIT.org).- Un grupo de fieles de la Iglesia en Hagi, en la prefectura japonesa de Yamaguchik, agradeció a los monjes del monasterio budista de Houonji la protección que la comunidad que lo habitaba en el siglo XVII ofreció a cristianos perseguidos.

El gesto tuvo lugar el pasado 4 de julio en un acto interreligioso celebrado en el mismo monasterio de Houonji, durante una visita del grupo de católicos, informó la agencia Ucanews.

El monje budista Toshiaki Namba explicó a los visitantes que en el monasterio se ha descubierto una habitación secreta conectada con el salón principal a través de un túnel que conduce a los campos situados detrás del templo.

En esta estancia secreta, se cree que se refugiaron los cristianos perseguidos, a los que los monjes budistas protegían cantando sutras para evitar que alguien pudiera oír sus ruidos desde fuera.

El templo es uno de los diversos lugares de Japón relacionados con los primeros cristianos japoneses.

De hecho, se han erigido diversos monumentos a los cristianos perseguidos en templos budistas a lo largo del país. También los católicos han recordado de distintas maneras a esos cristianos.

El cristianismo ya estaba presente en la prefectura de Yamaguchi a principios del siglo XVI cuando san Francisco Javier visitó la zona.

El señor feudal de ese momento apoyó a la incipiente Iglesia; la persecución religiosa empezó con el cambio de régimen.

El pasado 4 de julio, el grupo de católicos expresó su gratitud a sus huéspedes por la amabilidad y la generosidad con la que los monjes protegieron a sus predecesores en la fe.

Estaba formado por unas sesenta personas, guiadas por el padre Makoto Onchi. Su visita al monasterio budista de Houonji formaba parte de las visitas anuales de la Iglesia a lugares asociados con la persecución religiosa sufrida por los cristianos desde principios del siglo XVII en Japón.