Mons. Parolín bendice este miércoles en Venecia una obra de Cáritas dedicada al Papa

El secretario de Estado participará en un breve acto en un centro de acogida a personas sin hogar

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 411 hits

El secretario de Estado vaticano y próximo cardenal, Mons. Pietro Parolín será el encargado de bendecir los locales que Cáritas Veneciana está habilitando en la antigua escuela Edison de Marghera (Venecia, Italia). La breve ceremonia está prevista para mañana, a las 16 horas, en presencia de las autoridades locales y de las comunidades eclesiales de la zona.

La participación del colaborador más cercano del Santo Padre se debe al hecho de que la nueva obra caritativa, encomendada a la protección de San José, se llamará "Dormitorio-comedor Papa Francisco". El patriarca de Venecia, Mons. Francesco Moraglia informó al Pontífice argentino de esta iniciativa a favor de los más vulnerables y en riesgo de esta ciudad hace unos meses (en una carta, que le fue entregada durante una reciente peregrinación diocesana a Roma).  

Este acto no consistirá en una verdadera y propia inauguración, porque los trabajos de este centro de acogida a personas sin hogar están todavía en curso. Pero esto, ha explicado el vicario episcopal y director de la Cáritas diocesana, Don Dino Pistolato, es una señal de que "la Iglesia de Venecia está en obras. Expresa la lógica de una realidad en construcción". Con esta estructura tratarán "de responder a una necesidad: la de dar cobijo a los que lo han perdido, y que estas personas también puedan encontrar un lugar donde cenar y desayunar, para afrontar el día a día", ha añadido Don Pistolato.

El nuevo dormitorio -con comedor contiguo- está diseñado para poder desayunar y cenar; se extenderá sobre una superficie de unos 450 metros cuadrados en la planta baja del edificio; contará con cuatro bloques de tres habitaciones cada uno (que corresponden a la antigua división en aulas); cada habitación tendrá dos camas y capacidad para un total de 24 plazas. Además, los locales estarán dotados con una oficina para la recepción; una sala; un bloque de aseos y duchas para los huéspedes y otro baño reservado para los trabajadores; una sencilla cocina, y una mesa de comedor para las comidas. De momento, acogerán sólo a hombres. Los usuarios podrán disfrutar de estos servicios después de una entrevista y por un período máximo de 15 días, que podrá ser renovado.