Monseñor Sánchez Sorondo explica el "escándalo" de vivir a fondo el Evangelio

El canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias en los cursos de verano de la Universidad Católica de Valencia en su ponencia sobre el mensaje del santo padre sobre la centralidad evangélica de los pobres

Roma, (Zenit.org) Redacción | 992 hits

Monseñor Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias, asegura que el papa Francisco quiere que los jóvenes “hagan lío” y la Iglesia se “implique y salga de la comodidad y el clericalismo”.

El obispo, que dio una conferencia en los cursos de verano que la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” en el Seminario Monte Corbán de Santander, aseguró que  “lo que quiere el papa es que la Iglesia se implique y salga a la calle”. “Al tiempo que también salga de la mundanidad, la instalación, la comodidad y el clericalismo”, añadió el prelado argentino.

Afirmó además que “hoy se vive un humanismo financiero que suicida a la humanidad, hay un gran culto al dinero, que excluye a los ancianos y los jóvenes. El papa quiere cambiar esto”, expresó.

En declaraciones recogidas en un comunicado de la Universidad, señala que el santo padre quiere que “se viva a fondo el Evangelio”.El Evangelio vivido a fondo es siempre un poco escándalo”. Monseñor Sorondo recordó que el papa con tantos signos “ha cambiado la forma de ser obispo de Roma” y muchos de sus gestos han causado “escándalo positivo”. Algo que el propio santo padre dijo recientemente en la Jornada Mundial de la Juventud en Río, cuando animó a los jóvenes a que “hagan lío, que hagan escándalo”, declaró.

El canciller de la Pontificia Academia recordó que el papa quiere que “demos testimonio del Evangelio, algo que parece nuevo, pero se trata de volver al Evangelio ‘sin glosa’ (sin comentarios), como decía san Francisco”.

Durante su ponencia, monseñor Sorondo explicó que el mensaje del papa Francisco es “leer las Bienaventuranzas y practicar Mateo, 25”, en referencia al pasaje del Evangelio en el que Cristo señala cómo juzgará a los hombres: “Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”. De esta forma, el matizó que más que una “nueva doctrina, es una nueva práctica”.

Citando al filósofo y teólogo Søren Kierkegaard  “cuando dice que es fácil explicar qué es la esencia del cristianismo, de lo que podemos entender en el umbral de los misterios, lo que es difícil es practicarlo, porque se trata de hacer la caridad al prójimo -‘amar al prójimo como a uno mismo’-, y ya es difícil amarse uno mismo; amar al prójimo también es difícil. Esa es la novedad”.

Así mismo habló de un “problema de ejercicio”. En este sentido, ha matizado que “no en vano el papa es hijo de san Ignacio, que inventó los ejercicios”. “Lo que nos está faltando es el ejercicio espiritual. La teoría la sabemos, pero el ejercicio hay que ponerlo en práctica”, añadió.

Sobre el viaje del papa a la Jornada Mundial de la Juventud, el prelado destacó que ha venido “muy contento” y “muy emocionado” del encuentro de Brasil, que reunió a más de 3 millones de jóvenes.

De hecho, monseñor Sánchez Sorondo señaló que un momento muy emotivo para Francisco fue al visitar a la Virgen de Aparecida, “donde se firmó la doctrina que tiene muy presente” en una Jornada celebrada en 2005. “Allí le ofreció a la Virgen su pontificado, donde lloró y dijo que no le quiten el don de lágrima, que es también muy de san Ignacio".

Finalmente, el canciller de la Pontifica Academia de las Ciencias se ha congratulado por los signos del Papa Francisco y de las comparaciones con Juan Pablo II, Juan XXIII o san Francisco. “Esto va a ser permanente, porque cuando hay un buen párroco, cada vez lo aman más”. “Hay nuevas conversiones, por ejemplo, en Buenos Aires va muchísima gente a confesar porque el Papa habla de la ternura de Dios y mucha gente vuelve a los sacramentos”, aseguró.