Monseñor Santos Abril y Castelló, nuevo vice camarlengo

| 3055 hits

ROMA, domingo 23 de enero de 2011 (ZENIT.org).- El Santo Padre ha nombrado, para un trienio, como vice camarlengo de la Santa Romana Iglesia al español monseñor Santos Abril y Castelló, arzobispo de Tamada, que desde 1985 a 2011 desempeñó el cargo de nuncio apostólico en diversos países.

El prelado nació el 21 de septiembre de 1935 en Alfambra (España). Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1960, fue consagrado obispo el 16 de junio de 1985.

El vice camarlengo forma, junto al camarlengo – cargo desempeñado actualmente por el Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone – y a otros prelados la Cámara apostólica, cuyo origen se remonta al siglo XI, cuando en los documentos figuraba como camera thesauraria y cuya función era la administración financiera de la Curia y de los bienes temporales de la Santa Sede.

Con la Constitución Sapienti Consilio del 29 de junio de 1908, san Pio X confirmó a la Cámara apostólica las funciones de poder temporal que ejercía antiguamente, mientras que la Constitución Regimini Ecclesiae Universae del 15 de agosto de 1967 reconoció a la Cámara apostólica, presidida por el cardenal camarlengo, o a falta de él, por el vice camarlengo, el oficio de cuidar y administrar los bienes y los derechos temporales de la Santa Sede, en el tiempo en el que ésta está vacante.

Con la muerte del Romano Pontífice se abre, de hecho, la vacancia de la Sede Apostólica y todos los dirigentes y los miembros de los dicasterios cesan en su cargo, salvo el Camarlengo de la Iglesia y el Penitenciario Mayor, que se ocupan de los asuntos ordinarios.

Entre las funciones del camarlengo destaca su competencia, durante este periodo, a cuidar y administrar los bienes y los derechos temporales de la Santa Sede; debe también verificar oficialmente la muerte del Pontífice, sellar su estudio y su habitación, disponer lo relativo para su sepultura, tomar posesión del Palacio Apostólico Vaticano y de los Palacios de Letrán y de Castelgandolfo, ejerciendo su custodia y su gobierno.

Al vice camarlengo le está confiada, en cambio, la vigilancia del Conclave para la elección del nuevo pontífice, al que nadie está admitido sin su permiso.

Las funciones de la Cámara apostólica, ampliadas y confirmadas por sucesivos decretos pontificios, fueron ulteriormente reafirmadas por la Constitución Pastor Bonus de Juan Pablo II, el 28 de junio de 1988.